“Mary Poppins” y “Pulp Fiction” en archivo oficial

WASHINGTON (AP).— Justo cuando se planea hacer una nueva película sobre la filmación de “Mary Poppins”, la cinta clásica de Disney de 1964 protagonizada por Julie Andrews y Dick Van Dyke ha sido seleccionada para ser preservada en la Biblioteca del Congreso para que futuras generaciones de estadounidenses puedan disfrutarla.

El miércoles la biblioteca incluirá 25 películas en el Archivo Cinematográfico Nacional para que sean preservadas por su valor cultural, histórico o cinematográfico. La selección de este año también incluye a “Pulp Fiction” de Quentin Tarantino, la cinta sobre la carrera espacial “The Right Stuff” y el documental de Michael Moore contra la industria automotriz “Roger and Me”.

Según los curadores fue una coincidencia que seleccionaran a “Mary Poppins” poco antes de su 50 aniversario y durante el lanzamiento de una nueva película de Disney, “Saving Mr. Banks”, que trata sobre el rodaje de la cinta. Steve Leggett, coordinador de programas de la Junta Nacional de Preservación Cinematográfica dijo que “Mary Poppins” había estado entre la lista de candidatas muchos años antes.

“Es una cinta que todos han visto y reconocen, y los números musicales, Julie Andrews y la chim-chimenea _ simplemente se ha convertido en una pieza real e imbuida de nuestra cultura”, dijo.

Las películas elegidas este año van de 1919 a 2002 e incluyen clásicas de Hollywood, documentales, películas mudas, películas independientes y experimentales. El Congreso creó el programa en 1989 para asegurar que las joyas del cine estadounidense se preserven para los años venideros.

Algunas son elegidas por su influencia en las cintas que las sucedieron, como en el caso de “Pulp Fiction” de 1994. La junta cinematográfica la calificó de una pieza angular en el cine independiente y Leggett subrayó la “violencia estilizada y la especie de rareza” de Tarantino en la cinematografía.

Las películas más viejas suelen quedar en peligro de desaparecer dijo el bibliotecario del Congreso James Billington, “así que debemos proteger el inigualable patrimonio cinematográfico y la creatividad fílmica de la nación”.

La selección de este año representa “la extrema vitalidad y diversidad del patrimonio cinematográfico de Estados Unidos”, dijo Leggett. Muchas ilustran la cultura y la sociedad estadounidense de sus tiempos, agregó.

Las películas más viejas que se unen al archivo este año son de la época del cine mudo. Incluyen “Daughter of Dawn” de 1920 que tenía un elenco completo de nativos estadounidenses de las tribus comanche y kiowa, con una historia ficcional de amor y un registro de las tradiciones de los indígenas de Estados Unidos en la época. La película muda de 1919 “A Virtuous Vamp”, una comedia sobre un romance en el trabajo, que hizo que Constance Talmadge se convirtiera en una de las primeras estrellas del cine y “Ella Cinders” de 1926 con la famosa actriz Colleen Moore.

Este mes la biblioteca publicó un estudio que concluyó que 70% de los largometrajes mudos de Estados Unidos se han perdido.

Otra selección notable de este año incluye la película de ciencia ficción de 1956 “Forbidden Planet” (“El planeta desconicido”), que retrataba humanos como viajeros espaciales que iban a otro planeta antes de que llegara la carrera espacial en la vida real; la famosa cinta de vaqueros “The Magnificent Seven” (“Siete hombres y un destino”) de 1960; y la película de 1946 “Gilda”, que es la primera que llega al archivo con la actriz Rita Hayworth. Igualmente se incluyó la adaptación de “¿Quién le teme a Virginia Woolf?” de 1966 protagonizada por Elizabeth Taylor y Richard Burton, quienes eran pareja en la vida real. La película les valió nominaciones al Oscar a ambos, Taylor sí lo ganó, y desató la carrera como director de Mike Nichols.

Las copias de las películas más recientes, como “Roger and Me” de Michael Moore de 1989, están en peligro. En un comunicado a la biblioteca, Moore dijo que se enteró el año pasado que no había copias disponibles de su película sobre la gran pérdida de empleos en General Motors en Flint, Michigan.

“A lo largo de los años esta película ha recibido muchos reconocimientos, pero definitivamente éste es el que más aprecio”, dijo Moore sobre la selección de la biblioteca. “De lo que me arrepiento en verdad es que las ciudades de Flint y Detroit, sobre las que trata mi película, están ahora mucho peor, al igual que la clase media estadounidense en general”.




Volver arriba