Gran reto interpretar a un transexual en ‘K-11′: Kate del Castillo

 

La actriz asistió a la presentación de la película en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara

GUADALAJARA (Notimex).- Para la actriz mexicana Kate del Castillo uno de los mayores retos que sorteó al interpretar a un transexual en la película “K-11″, dirigida por la cineasta estadunidense Jules Stewart, fue encontrar y explotar su lado más femenino.

“En esta película comprobé que no tengo problemas con mi lado masculino, pero sí me costó apegarme a mi lado femenino y adentrarme al mundo transexual, porque ellos tienen movimientos que las mujeres no y además hacerlo con mucho respeto”, expresó la actriz.

Durante la presentación de la película ‘K-11′ en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara, destacó que aceptó el reto de dar vida a “Mousey”, pues ha sido una constante en su carrera elegir personajes complejos y con conflictos reales.

“Yo estaba muy nerviosa el primer día de la filmación, no conocía a los demás actores ni había profundizado en mi propio personaje, y aún así la primera escena que grabamos fue de una violación”, comentó.

Aseguró que hacer este personaje le deja una experiencia inolvidable, “son de esas cosas que te pasan sólo una vez en la vida y hay que aprovecharlas; me divertí mucho y aprendí más sobre un mundo que sigue siendo desconocido y poco comprendido por la gente”.

En su oportunidad, la cineasta Jules Stewart apuntó que eligió a Kate del Castillo como protagonista porque siempre tuvo en mente a una actriz que fuera algo más que eso y no se equivocó, pues ella es la parte esencial para contar una historia fuerte.

La cinta aún no tiene distribuidor en México, pero fue exhibida en Estados Unidos: “echar a andar un proyecto independiente siempre es difícil en todos los sentidos, desde el rodaje casi toda la película se filmó en una pequeña habitación donde teníamos que estar hasta 64 personas, así que fue un gran reto”, externó.

Kate del Castillo confió en que la película tenga un buen recibimiento por parte del público mexicano en el FIGC y luego una corrida comercial.

 




Volver arriba