El drama y la comedia, sus aliados

El drama y la comedia, sus aliados

Manolo Caro, con otro proyecto en la pantalla grande

El director Manolo Caro y la actriz Marimar Vega durante la filmación de la cinta "Amor de mis amores"

Las sorpresas para Manolo Caro arrancaron antes del estreno de su película “Amor de mis amores”, pues gracias a la respuesta de un “tour universitario” y varias premieres, la distribución de la cinta aumentó de 350 copias a 600.

“Nos tomó por sorpresa, no sabíamos que íbamos a llegar a esos números, y bueno 600 pantallas en todo el país son suficientes para defendernos y para intentar hacer un buen fin de semana”.

El cineasta confesó ayer en entrevista telefónica que a un día del estreno “hay muchos nervios, pero también emoción porque creemos que es una película muy empática”.

Una historia del amor en todas sus aristas, donde hay despedidas, reencuentros, amor a primera vista es lo que enmarca a “Amor de mis amores”, el segundo largometraje del cineasta mexicano llega hoy a las salas de cine de todo el país.

En la cinta, Manolo vuelve a hacer uso de su estilo único en el que lleva a los espectadores de la comedia al drama, en un género denominado “Dramedy” que “hace mucho más real la película, más natural y cercana al día a día de los espectadores”, explica.

“La vida es eso y hay que aprender a reírnos de ello, creo que los mexicanos somos muy buenos para burlarnos de nuestras tragedias”, agrega Manolo al explicar porqué cree que sus historias funcionan tan bien con los espectadores.

En la trama, los protagonistas son dos parejas interpretadas por Sandra Echeverría, Sebastián Zurita, Juan Pablo Medina y Marimar Vega “quienes tienen unas vidas paralelas y ocultas muy interesantes”, están a punto de casarse pero aparece Erick Elías como un detonador que le da un giro a la historia donde los personajes hacen explorar un sinfín de emociones en una hora y media.

Y aunque se puede encasillar como una comedia romántica, Manolo Caro enfatiza que le gusta usar un humor hilarante y más de acuerdo con la vida cotidiana, de donde se inspira para crear las historias que usa en el cine.

“Surgen de la cotidianidad, de las vivencias que veo día a día, de mis amigos e historias que compartimos, me gusta mucho tocar el tema de las relaciones humanas y no ponerme muy elaborado, porque yo creo que las buenas historias están en las cosas que nos pueden pasar a todos”, explica.

La buena vibra que hay entre los actores y el cineasta se nota desde el vídeo del tema principal para la cinta titulado “Labios”, donde no hacen más que divertirse y adelantarnos algunos sets y elementos que se verán en la película al ritmo de la canción de “Jenny and the Mexicats”.

“También me encargué de dirigir el vídeo y bien lo dices, hay cosas que no se pueden ocultar y somos un buen equipo, nos hemos reído muchísimo y divertido con el rodaje, el vídeo de ‘Labios’ es una prueba de lo bien que la pasamos y sobretodo que esa química se nota en la pantalla”.

Buen ambiente

La gran amistad que Manolo Caro guarda con los actores se traduce en una confianza plena y en lograr que un proceso tan complicado como grabar una película, se convierta en algo divertido, es por eso que el cineasta decide trabajar con gente allegada a él y a la que le guarda un gran cariño.

Un ejemplo de esto es el actor Juan Pablo Medina que ha trabajado en todas las producciones de Caro, “Siempre está conmigo, desde que empecé haciendo cortometrajes y es un amigo al que quiero y respeto muchísimo porque creo que es un gran actor”, recalcó.

Son viejos amigos

Marimar Vega y Rosy de la Palma, son otras actrices que repiten en una producción con Manolo, mientras que Erick Elías es un “amigo muy cercano con el que tenía muchas ganas de empezar un proyecto”.

Es por eso que no importó que hayan tenido 27 locaciones en 24 días, o pasar por lluvia en la última noche de rodaje, pues “la buena vibra que nos tiramos, el querernos y cuidarnos las espaldas, nos hace creer en el proyecto y defenderlo”, es por eso que a pocos días de la promoción y con una agenda llena de entrevistas, se quedan con un “gran sabor de boca” que esperan se traduzca en un buen recibimiento de los espectadores.

Trabajar a un ritmo frenético es la costumbre de Manolo Caro, pues mientras promociona “Amor de mis amores”, está en los últimos detalles de “Elvira te daría mi vida pero la estoy usando” que estrenará el próximo año. “Yo creo que tanta energía es parte de mi edad” dice el cineasta de 29 años.

“Si tuviera más edad no se cuánta energía tendría, pero ahora que hay bastante, pues tengo que ocuparla, me encanta trabajar y lo he hecho desde los 19 años”, agrega.

Apenas el año pasado estrenó su ópera prima “No sé si cortarme las venas o dejármelas largas” que logró permanecer 10 semanas en cartelera sumando una recaudación de 50 millones de pesos y ganando un premio Ariel a “Mejor guión”, es por eso que ahora con su nueva cinta las expectativas son muy altas y aunque ambas cintas tienen puntos en común como el género de “Dramedy” o que ambas están basadas en obras de teatro, Manolo asegura que su crecimiento como cineasta “se nota a leguas”.

Un gran sueño

“Todos los días me encargo de hacer algo que me acerque a mi sueño que es convertirme en un gran director”, afirma y va por buen camino pues para el próximo año ya tendrá tres largometrajes estrenados.-




Volver arriba