Deja atrás los trajes “vistosos”

Johnny Depp le apuesta al "thriller" de ficción en la cinta "Transcendence"

depps1

Las pelucas y los trajes vistosos han quedado a un lado para Johnny Depp, quien ahora se sumerge en un “thiller” de ciencia ficción con la película “Transcendence”, dirigida por Wally Pfister y producida por Christopher Nolan (“Batman”) y Emma Thomas.

El actor de 50 años ha guardado sus rastas de “Piratas del Caribe”, su sombrero de copa de “Alicia en el país de las maravillas” y su cuervo muerto de “El Llanero Solitario” para ponerse en la piel menos brillante de un investigador cuyo cerebro es trasladado a una computadora gigante, poco antes de su muerte.

Una vez unidas su inteligencia humana a la potencia digital y la inmortalidad, Depp cae rápidamente en la tentación de dominar el mundo; un deseo que lo confronta con su esposa, interpretada por Rebecca Hall.

A pesar del carácter serio del filme, que llega mañana a las salas de cine estadounidenses y en mayo a Latinoamérica, Depp derrochó simpatía durante la presentación de la cinta en Beverly Hills (Los Ángeles).

Sobre si él mismo tendría interés en las investigaciones relacionadas con la inteligencia artificial, el actor predilecto de Tim Burton ironiza al contestar que: “Careciendo yo mismo de inteligencia, ¡lo único que puedo esperar es adquirir algo de forma artificial o superficial!”.

Tomando un tono más serio, el actor reconoce que “siempre es más difícil interpretar un personaje cercano a uno mismo” físicamente.

“Siempre intento esconderme porque no soporto mi imagen”, asegura el actor.

“Creo que es importante cambiar todo el rato y hacer que las cosas sean más interesantes para el personaje”, añade.

En su opinión, la película no se reduce únicamente a sus actores, sino también a la propuesta del autor y la visión de Wally Pfister, quien debuta como director con esta cinta, tras ser el director de fotografía de cabecera de Christopher Nolan, principalmente en las tres entregas de “Batman” y en “Inception”, que le valió un Óscar en 2011.

Depp dice que entendió de inmediato que no necesitaría “cabellos rosas, una nariz de payaso y zapatos de Ronald McDonald” para hacer “Transcendence”.

El miedo de un director

Por su parte, Pfister admite que su mayor miedo fue elegir un tema interesante para su película.

“Cuando se toma una decisión tan arriesgada en la vida, hay que prestar mucha atención al tema que se quiere tratar y a la historia que se va a contar”, sostiene el realizador.

Para Pfister, el núcleo de la cinta se basa en los extremos entre el humano y la máquina, y entre lo numérico y lo analógico, pero también apuesta por una fuerte dimensión ambiental en el filme gracias al personaje de Rebecca Hall, quien cree que la tecnología debería ayudar a salvar el planeta.

“Su convicción es que la tecnología debería ser usada para el bien de la humanidad. Para ella, uno de los errores es que el mundo industrial ha dañado la tierra”, precisa Pfister.

Por otro lado, Depp confiesa que se siente alejado del personaje que encarna, pues a diferencia de éste el actor sostiene que su cerebro “es demasiado viejo para comprender alguna cosa”.”Me siento un idiota cuando intento hacer algo con mis dedos”, revela el actor mientras simulaba intentar escribir algo en su teléfono móvil.




Volver arriba