Distribuidores independientes enfrentan problemas en la industria

(Foto: Internet)

MÉXICO (Notimex).- El aumento de la producción de cine nacional, la competencia con los grandes estudios, la relación con los exhibidores y la publicidad son algunos de los problemas que distribuidores independientes como Corazón Films, enfrentan al tratar de posicionar películas mexicanas.

“El principal problema es la cantidad de oferta pues hay el triple de películas por proyectar, y los exhibidores tienen cierto número de pantallas y argumentan que esto es un negocio y obviamente buscan pasar en sus salas las películas que atraigan la mayor audiencia”, afirmó Xavier Hernández, director de ventas de Corazón Films.

La competencia con distribuidoras trasnacionales y los productos que ofrecen son los principales conflictos a los que se enfrentan pues se tienen que establecer fechas de estreno.

“Nosotros casi no ponemos fecha de estreno porque eso cambia constantemente, entonces si tú estrenas la película, y el primer fin de semana no te va bien, es muy probable que para el siguiente ya estés fuera de cartelera.

“Los exhibidores se basan principalmente en asistencia por lo tanto si tú estás en las películas de enmedio es muy complicado que puedas permanecer porque los mismos estrenos de la siguiente semana te van a empujar hacia fuera”, aseguró Hernández.

“Entonces es una ventaja para los exhibidores porque prácticamente le estamos dando una cantidad de opciones increíble y ellos están escogiendo lo que más les conviene, hasta cierto punto tienen razón pero por otro lado limitan mucho la salida y exhibición de las películas mexicanas”.

La labor de llevar una película al cine está basado en la negociación, que incluye la clasificación de cintas que llaman regulares, que son casi el 90 por ciento de las que se presentan y las especiales que son los grandes blockbusters, normalmente provenientes de los estudios.

“Por las películas regulares la primera semana te pagan el 40 por ciento de lo que se genere en taquilla, después de todos los descuentos que se tienen que hacer, que son derechos de autor, I.V.A., etc. Y a partir de la segunda semana, si tu película permanece en cartelera, te pagan el 35 por ciento”, dijo.

Por otra parte, las películas especiales, tienen una negociación diferente y pueden hasta obtener un 50 por ciento de la taquilla pues el éxito de la película casi está asegurado, pero desgraciadamente, son casos contados de producciones mexicanas como “No se aceptan devoluciones”, que logran entrar a esta categoría.

“Obviamente si eres una distribuidora chica te castigan un poco, no son los mismos porcentajes que les pagan a un “major”, si no llevan mi película a ellos no les pasa nada porque tienen todos los blockbusters pero si se pelean con los “majors”, señaló el ejecutivo.

Otro de los problemas que enfrentan es que los exhibidores muchas veces confirman la fecha de un estreno hasta una semana antes, lo que hace complicado tener un plan de mercadeo y comunicación efectivo.

“En el caso de las producciones mexicanas, regularmente, a la comedia le va bien, y la pregunta real es ¿la recomendarías? Y cuando no puedes responder eso, ahí empiezan los problemas: el primero es conseguir fecha de estreno, el segundo es que cuando los distribuidores no le ven potencial comercial te limitan mucho el circuito de salida”, dijo.

Para completar un circuito de exhibición, es necesario llegar al 80 por ciento de las ciudades que tienen cines pero en épocas como verano, “te limitan porque si un complejo promedio tiene 12 salas, en 10 tienen películas de los “majors”, agregó Hernández, quien señaló la importancia de seleccionar bien el producto.

“Eso nos ha orillado a los distribuidores independientes a ser más selectivos y los productores deben de preocuparse por hacer mejores películas porque antes agarrabas una cinta mala y la podías exhibir, pero ahora no”.

“Creo que algo que les está afectando mucho a ellos, es que no todas las películas que hacemos son comerciales, obviamente todas tienen su valor, pero diferimos un poco con los exhibidores de que a ellos lo que les interesa es que sus salas estén llenas y por lo tanto les interesa tomar películas meramente comerciales”, agregó.

Otra cuestión importante es la publicidad, pues una distribuidora tiene que competir con campañas avasallantes por parte de estudios, por lo que requieren aplicar medidas en las que su inversión esté asegurada.

“El problema principal es que por más publicidad que podamos hacer siempre vamos a estar opacados por las ‘majors’, entonces buscamos ser más creativos en nuestra publicidad en cine”.

“Hay que tomar en cuenta que lo que entra en taquilla no es lo que te pagan, entonces le apostamos más a la publicidad en nuestra página, en redes sociales, en internet, y toda esta forma de publicitar que de alguna manera es más barata”, concluyó. Por Ana Lucía Altamirano

Etiquetas:, ,