Recibirá Bonilla 2014 con cine, teatro y sin contrato en Azteca

Continuará con la obra “El vestidor” y repondrá “Almacenados” con sus hijos

MÉXICO (Notimex).- Dos películas y el mismo número de obras teatrales se cuentan entre los proyectos que Héctor Bonilla tiene para 2014; además de negociar con Azteca un nuevo contrato laboral o de lo contrario, buscar una nueva casa televisora.

“Quiero retomar la obra ‘Almacenados’, que hacía con mis dos hijos, ‘El vestidor’ seguirá un rato más. Además, tengo dos propuestas de cine y otras de televisión”, comentó el actor.

Aunque Azteca alista dos telenovelas para comenzar 2014, Bonilla descartó trabajar en alguna, ya que los productores no le han llamado debido a que hace unas semanas terminó su contrato de exclusividad.

“Es la ley de la oferta y la demanda. Estoy contento y agradecido de lo generosos que fueron conmigo, aún después de mi operación de la cadera. Simplemente terminé mi contrato de exclusividad y todavía no firmo otro”, explicó.

Al preguntarle si este año se cumplieron sus expectativas, respondió que no, pues ambicionaba más.

“Me siento muy contento con ‘El vestidor’, disfruto mucho hacerla con Bruno Bichir, quien es como de mi familia, amén de que es una obra que hice hace 30 años con Ignacio López Tarso, la cual tiene más de 70 puestas en todo el mundo y yo soy el único actor que ha hecho ambos papeles: ‘Su señoría Lear’ y ‘Norman’”.

Recordó que hace tres décadas, cuando hacía la obra al lado de López Tarso, pensaba en que él podía hacer esa misma actuación de otra manera y ahora lo está aplicando.

La puesta en escena estará vigente hasta fines de febrero de 2014 en el Foro Cultural Chapultepec, y Héctor Bonilla no cree hacerla por más tiempo en caso de que se pretenda alargar la temporada, pues admite que el personaje lo agota en demasía.

“Hacemos dos funciones diarias y con la cantidad de cambios de vestuario y maquillaje es muy cansada la obra”, platicó, aunque no con esto significa que el actor vea cercano su retiro de los escenarios.

Sin embargo, aclaró que tampoco desea morir sobre de ellos, pues le parece una estupidez que algunos de sus colegas digan que ese es su propósito.

“El mío es morir en un hospital, sedado y tranquilo”, aseguró Héctor Bonilla.

 




Volver arriba