España adoraba a María Félix

"La Doña" gozó de la amistad de varias estrellas

María Félix, "La Doña", nació el 8 de abril de 1914 en Álamos, Sonora. Falleció en la misma fecha de 2002

MADRID.- Como en México, María Félix fue un mito en la España de las décadas de 1940 a 1960.

“La Doña” fue una de las divas del cine internacional en aquella época y todas sus películas eran aclamadas por los españoles, recuerda el director y crítico Javier Aguirre al diario “Reforma”.

“Fue muy popular, un auténtico ícono del cine, porque entonces el cine mexicano tenía una serie de figuras que el público idolatraba, como ‘Cantinflas’ y Jorge Negrete, y es que el cine mexicano se veía mucho en España y era muy conocido”.

Aguirre fue también el director del Primer Festival Internacional de Cine de Madrid, que en 1997 rindió un homenaje a la actriz, de cuyo nacimiento se cumplen mañana 100 años. En esa ocasión, “La Doña” hizo su última visita a España, en la que desplegó todo su carácter.

“Era muy exigente y en esa ocasión hubo una serie de fricciones; por ejemplo, me reprochó que no la fuera a recibir en limusina al aeropuerto, pero no teníamos infraestructura para tanto, aunque la hospedamos en el mejor hotel madrileño y la homenajeamos por razones artísticas y su contribución al cine”.

Aguirre agrega que incluso le propuso al alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, que nombrara como María a una calle.

“Pero se negó por razones morales, ya que, como era muy conservador, consideró que ‘La Doña’ era una mujer que no casaba con una moral ‘decente’”, señala.

Con la crema y nata

La actriz mexicana vivió grandes momentos en sus visitas, en las que era aclamada por el público y todos los periódicos de la época.

Por ejemplo, la revista “Noche y Día” reseñó una fiesta en agosto de 1956 en la que su anfitriona fue nada menos que Lola Flores. La publicación escribió, junto a la foto de portada en la que se les veía abrazadas, que se trataba de “un abrazo de fraternidad, de artistas y de hermanas de sangre hispánica”.

En la crónica del evento aparece otra foto de “La Doña” en animada celebración junto a “La Faraona” y Carmen Sevilla.

Más tarde, la prensa también hizo eco de la visita y mostró fotos de su llegada al aeropuerto de Barajas. María aparecía junto al productor Cesáreo González y el barman Pedro Chicote, en cuyo bar de la Gran Vía disfrutó varias fiestas, en las que se codeó con españoles insignes como el torero Luis Miguel Dominguín y las actrices Lucía Bosé y Sara Montiel.

Incluso para algunos que la recuerdan, en las paredes y la barra del bar Chicote aún resuenan las copas y las risas que un día reflejaron la felicidad de una gran mujer.

A finales de la década de 1970, María Félix grabó un corto frente a la estatua de Agustín Lara ubicada en el barrio madrileño de Lavapiés, que se instaló en 1975 en homenaje al compositor.

Vestida de negro con un gran sombrero a juego, ajustó cuentas ante la efigie de bronce y dijo: “No he olvidado que nuestras relaciones fueron un combate, pero hoy no he venido a pelear, para nada. Tú, por primera vez, estás en desventaja frente a mí, porque no puedes contestar. Dijiste que un día nos veríamos en Madrid. Yo no sabía cómo ni cuándo, pero la vida nos une otra vez… Las piedras rodando se encuentran, flaco… Tus canciones siempre me han acompañado… Ni tu Granada ni tu Suite española… Madrid te dio una estatua, te la di yo por el chotís que tú me compusiste cuando yo vine por primera vez a España. ¡Bravo! ¡Músico poeta!”.

Hoy, años después, la estatua sigue ahí con un pensativo Agustín Lara que seguramente no olvida a su “María Bonita” mientras ve pasar la vida.

De un vistazo

Películas

María Félix se hizo popular por filmes como “Mare Nostrum” (1948), “Una mujer cualquiera” (1949), “La noche del sábado” (1950), “La corona negra” (1951), “Faustina” (1956) y “Sonatas” (1959). También se labró un prestigio con los filmes que hizo especialmente para Emilio “El Indio” Fernández.




Volver arriba