Edgar Vivar dice que “Noño” le permitió contactar a su niño interior

 

El actor comparte algunos momentos de su infancia

MÉXICO (Notimex).- Edgar Vivar aseguró que interpretar a “Noño”, en la exitosa serie “El Chavo del 8″, “fue una maravillosa oportunidad de entrar en contacto con mi niño interior, que siempre debemos conservar para no perder la capacidad de asombro y creatividad”.

A unos días de que se celebre el Día del Niño, el actor recordó que cuando le encomendaron dar vida a dicho personaje recordó esa etapa tan bonita que es la infancia, pues es una época increíble en la que no hay responsabilidades mayores.

“A pesar de que mi personaje tenía más posibilidades económicas, no contaba con los mejores juguetes, pues en ocasiones sólo se trataba de una pelota enorme con la que se divertía. En el caso de ‘El Chavo’ y ‘La Chilindrina’, tampoco poseían algo ostentoso, ya que con un simple palo de escoba se divertían.

“Recuerdo que en algún programa, ‘Noño’ compartía los juguetes con ellos, ahí el mensaje que Roberto Gómez Bolaños quiso ofrecer de que no importaba el juguete, sino el objetivo: divertirse y compartir”, sostuvo el actor en entrevista con Notimex.

Edgar Vivar recordó que él festejaba el Día del Niño en su escuela junto con sus compañeros de clase y a la espera de recibir los paquetes de regalos que les daban sus maestras y mamás, como eran una pistola de dardos o soldados para armar.

“Cuando estaba en la Primaria Abraham Castellanos, ubicada en la Plaza del Estudiante, nos organizaban festivales, en los que las maestras programaban números musicales, algunas cantaban o montaban algún bailable. Era muy agradable”.

En algunas ocasiones, añadió, la Mesa Directiva invitaba a diversas figuras como Evangelina Elizondo, Héctor Lechuga y Manuel “Loco” Valdés, quienes participaban en algún número.

“A mí, en especial, cuando asistió la actriz Evangelina Elizondo me tocó entregarle un ramo de flores, fue un momento emotivo. Este tipo de sorpresas convertían eso en algo fuera de lo común, rompía la rutina de la escuela”, puntualizó Vivar.

Al preguntarle si su familia le obsequió un juguete especial alguno de esos días, el actor destacó que no, que sus papás siempre le regalaban ropa y zapatos.

“Mis papás siempre me compraban ropa, los juguetes me los daban en la escuela. Aunque mis abuelos sí me consentían, pues me regalaban algún juguete o algún libro”.

Agregó que el juguete que más recuerda fue un barco de madera que venía en una tabla. “Teníamos que armarlo con un par de vigas que le servían como motor, era algo muy ingenioso que ponía a volar la imaginación y la creatividad. Aunque siempre quise un radio de transistores que me regalaron años después”.

Respecto a los juegos electrónicos que ahora hay para los niños, Edgar dijo que los considera sofisticados, provocan sedentarismo y estimulan la pasividad.

“Ultimamente he visto más los juegos de tecnología, no estoy en contra de ellos, pero en exceso son malos ya que dicen que desencadenan ataques de epilepsia, un mayor umbral a la violencia, provocan accidentes o incluso valores como vida y muerte se trastocan y eso me inquieta mucho.

“Siento que es responsabilidad de los padres o tutores hacerles entender eso, que nunca se va a sustituir la realidad y que hay otras alternativas, no estoy en contra de los videojuegos, sino del uso extremo de los mismos”, precisó.

Vivar resaltó que desea que los pequeños disfruten su niñez al máximo, en especial el Día del Niño, porque son fechas importantes que se quedan en la memoria.

“El Día del Niño es sagrado para todos los niños, por lo que tienen que disfrutarlo mucho, ya que es una época maravillosa sin responsabilidades”, concluyó.

 



Volver arriba