Daniel Espinosa, el joyero de las estrellas que mezcla corcho con plata

 

MADRID (EFE).- Sarah Jessica Parker, Halle Berry, Sofía Loren o Gwyneth Paltrow han lucido las joyas de Daniel Espinosa, un joyero mexicano que combina materiales preciosos con otros tan comunes como el corcho o el plástico. “Eso es lo que disfruto, la mezcla de platería mexicana con nuevos elementos”, adujo.

Espinosa es uno de los más prestigiosos creadores de joyas de México, con locales abiertos en su país natal, Nueva York y en varios puntos de Europa, todo un empresario que entre los títulos de “joyero, artista o creador”, se queda “sin duda”, con la de “creador”.

De entre todas las “celebrities” que han llevado sus joyas, la que más le gusta como las “porta” es la actriz Gwyneth Paltrow, según explicó en una entrevista realizada por Luján Argüelles en el programa “La hora de Luján”, en EfeRadio.

Su universo creativo, que le permite crear alrededor de 3.000 piezas cada año, le ha llevado a mezclar metales preciosos con otros más comunes.

“La idea del corcho -señaló- surgió al ver unas muestras de pendientes colocadas en un corcho donde se ponen ‘post-it’ y, cuando me doy cuenta que con determinados metales y colores congenia, dije- ‘¡Guau!’. Es cuando empecé a disfrutar y a crear mi colección con corcho y plata.”.

Creador insaciable, el joyero cree necesario “romper con el paradigma” de que las joyas son solo para mujeres- “Estuve con el matrimonio Beckham hace unas semanas y está claro que Victoria mete la mano en el estilismo de su marido, porque se le ve en algunos actos enjoyado y siempre bien varonil”, afirmó.

Natural de la localidad de Taxco, “el pueblo de la plata mexicana”, este diseñador de joyas se inspira habitualmente en los lugares a los que viaja como Estambul, “naturalmente México” y en el caso de España, Andalucía.

“Esa parte visual que vivo, la llevo a las joyas, esos momentos se acaban convirtiendo en un collar, pulseras o en aretes”, explicó.

Artistas internacionales como Madonna, Susan Sarandon o Sofía Loren han llevado sus joyas, aunque como él cree que lo realmente importante es cómo se llevan “no solo el qué llevan las famosas”.

Su objetivo a medio plazo es conquistar Oriente, un territorio “visual y estéticamente totalmente diferentes” a Occidente- “Como creativo me vuelve loco este reto, porque quieren algo moderno, pero que los mantenga anclados a su estilo”, argumentó.

Entre las muchas curiosidades que acumula en su dilatada trayectoria se encuentra un encargo para reproducir una de las joyas que salió en el filme “Titanic”.

Realizó una edición de diez unidades, por las que se llegó a pagar hasta 14.000 dólares en el caso de una de ella, que se subastó para fines benéficos.




Volver arriba