¿Y Yucatán Cuándo..?

Roger Antonio González Herrera (*)

Atractivo para la inversión

Tres empresas multinacionales han puesto sus ojos en México y anunciaron en el marco del Foro Económico Mundial en Davos que realizarán millonarias inversiones en los estados de Jalisco y Guanajuato, lo que significará la generación de más de 9,000 empleos directos (Diario de Yucatán, 25 de enero de 2014). Estas empresas son Cisco, de informática y telecomunicaciones, y Nestlé y Pepsico, de alimentos y de bebidas, respectivamente. La inversión anunciada supera los 7 millones de dólares.

En la misma edición del Diario de Yucatán se anuncia la firma de un convenio entre Pemex y Luxoil para intercambiar conocimientos sobre explotación y producción en aguas profundas, y para extracción de gas y petróleo de lutitas. En la nota se asienta que hay enorme interés de empresas internacionales en hacer nuevas inversiones en el país.

Indudablemente México entra en una nueva etapa de desarrollo y se inserta en el contexto internacional como un país atractivo para las inversiones, en gran medida por las llamadas “reformas estructurales” que surgieron del Pacto por México, particularmente por la Reforma Energética que, a mi juicio, es la única rescatable y que dará importantes resultados, a diferencia de las reformas educativa y fiscal cuyos beneficios son inciertos y hasta peligrosos para el país.

De la reforma política prefiero no extenderme en esta colaboración; sólo diré que significa un retroceso la reelección y que abre la puerta a excesos y al uso de recursos públicos para que los grupos hegemónicos se mantengan en el poder aprovechando el hambre, la pobreza y la ignorancia de casi la mitad de los mexicanos. Insisto, la reforma política no ofrece un piso parejo para la competencia electoral.

Celebro que nuestro país sea de nuevo atractivo para las inversiones de empresas multinacionales gracias a las “reformas estructurales” que, cabe decir, se retrasaron en su aprobación más de una década, por el egoísmo de diversos actores políticos. Me parece bien que el presidente acuda a foros internacionales, como el de Davos, y reciba el reconocimiento por la apertura que se da en México, producto de estas reformas. Lamentablemente, no reconoce que su partido, cuando le tocó ser oposición (en una larga década), torpedeó las reformas estructurales que eran necesarias para relanzar a nuestro país en el contexto internacional.

Por otra parte, este nuevo atractivo de México para las inversiones internacionales que generarán miles de empleos tiene varios enemigos, uno de ellos la creciente violencia que no ha sabido detener la actual administración y que en Michoacán ha alcanzado niveles de guerra civil. Otro es la intolerancia de los grupos de izquierda que pueden ganar día a día miles y miles de adeptos si no se va resolviendo eficientemente el problema de la pobreza extrema.

Finalmente, se siente envidia de la buena al saber de las millonarias inversiones que se realizarán en estados como Jalisco y Guanajuato y me pregunto: ¿Qué tenemos que hacer los yucatecos para que esas inversiones lleguen a nuestro Estado? ¿Qué están haciendo nuestro gobernador y su gabinete para volver atractivo a la inversión internacional a Yucatán? Somos el Estado más seguro del país, tenemos agua en abundancia, un clima favorable para la agricultura casi todo el año y una excelente ubicación geográfica para acceder al atractivo mercado norteamericano y a las naciones del Caribe y de Sudamérica, además de excelentes universidades de donde cada año egresan jóvenes capaces y con grandes expectativas; pero algo nos falta para dar el brinco que nos permita atraer las inversiones que generen empleos reales.

Pasada la fiesta de las cifras alegres del 1er Informe de “Resultados”, ya es hora de ponerse a trabajar por ese objetivo.- Mérida, Yucatán.

[email protected]

@rogergonzalezh

—–

*) Profesor




Volver arriba