Y comenzó la palabra…

Ligia Manzano Novelo (*)

Pienso que el hombre de las cavernas se encontró maravillado por los sonidos de la naturaleza. Gracias a esos primeros sonidos guturales surgió la palabra. Cuando la palabra se hizo visible en la escritura ya sabíamos cómo expresarnos los unos con los otros.

La comunicación ha evolucionado a todo lo ancho de nuestro mundo, ya que la tecnología avanza sin freno. La comunicación entrelaza las razas y cada quien tiene diferentes idiomas, de manera que, al igual que una Torre de Babel, no nos comprendemos.

El cerebro es el autor de las ideas y podemos mirar el mundo de forma tan diferente, como lo expresan nuestras palabras. Todos aprendimos un idioma y otros son políglotas. La palabra une o separa. Pero en un principio existió la Palabra -y ésta era Dios- y nos enseñó que el lenguaje universal sí existe y no sólo en el cerebro, sino tambien en el corazón y le llamó Amor.- Merida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Educadora y ama de casa




Volver arriba