Un Carnaval de millones

Marcelo Pérez Rodríguez (*)

Comparsa de inversión, no de pérdida

Son $16 millones que las autoridades municipales de Mérida invertirán en el Carnaval 2014 en Xtmakuil. Pero ante esta cantidad surgen muchas expectativas y cuestionamientos, naturales ante la desconfianza en las autoridades: ¿Por qué tanto dinero, se preguntan muchas personas, si el local de la feria de Xtmakuil se dio de forma gratuita y los expendios de cerveza y bocadillos pagarán una cuota, así como las familias yucatecas pagarán por ocupar sillas y palcos?

Además, si hay apoyo a determinados participantes, será muy poco lo que se le da a las comparsas de algunas colonias. Por lo tanto, ¿a dónde se irán los $16 millones que supuestamente invertirán las autoridades municipales? Aquí sí es necesario que el alcalde y el Comité del Carnaval den los pormenores de los gastos para que los meridanos sepamos a dónde se irá tanto dinero.

Si hay necesidades diversas en la ciudad, como reparar baches y calles, así como austeridad ante la debacle económica propiciada por la administración anterior, entonces hay que actuar con cautela con el dinero y no derrocharlo en una festividad que debe ser redituable. No es posible que en el Carnaval, donde todos pagan sus respectivas cuotas, desde las empresas de cervezas, los vendedores de este producto y los puestos de comida, hasta la venta de palcos y sillas, los organizadores del Carnaval salgan con deudas, empates o poca ganancia.

Los $16 millones son mucho dinero que muchos no vemos por dónde se gastará si, reiteramos, no hay gastos fuertes. ¿Se construirá algo dentro del espacio que servirá de sede al Carnaval en Xtmakuil? ¿Se gastará tanto en publicidad? Si se van a invertir $16 millones y no hay gastos considerables, después del Carnaval esta cantidad aumentaría, tal vez se duplique, se devuelva la cantidad original y lo demás serviría para invertir en las necesidades de la ciudad. Si es así, bienvenidos estos millones.

Es más, este superávit lo aplaudirían los ciudadanos y veríamos que en lugar de un gasto sin retorno los $16 millones fueron una inversión con beneficios para todos. Así, todos contentos.

Es natural que una parte de los meridanos vea con recelo cómo estos $16 millones van al Carnaval, cuando administraciones municipales y estatales del pasado reciente derrocharon dinero y ahora resentimos todos ese dispendio con un plan de austeridad.

Si hay necesidades diversas en la ciudad y se le cuestionan al gobierno sus gastos excesivos en un momento de austeridad, y hay denuncias contra la administración municipal anterior, entonces hay que evitar estos préstamos millonarios para una festividad como el Carnaval, en donde todos pagan y consumen. Hay que gastar menos en momentos difíciles.

Esperemos que este dinero se multiplique y haya ganancias después. Que los $16 millones se conviertan en una comparsa que participe en el Carnaval y después salga con la frente en alto y con ganancias palpables. Mal sería que el dinero entre y desaparezca en una danza de derroche y dispendio, y además haya pocas ganancias y quiebra en el corte de caja.

Xtmakuil se estrena como Plaza del Carnaval. Que haya inversión de las autoridades y diversión para todos, pero que al final todos ganemos. Que este Carnaval 2014 sea de gran diversión y de muchas ganancias económicas, que no haya máscaras ni antifaces que oculten lo invertido; es decir, que los $16 millones no se conviertan en una comparsa, en una danza de millones sin retorno.— Mérida, Yucatán.
[email protected]
—————
*) Profesor de la Universidad Pedagógica Nacional



Volver arriba