Piden sacrificios en la Uady

Víctor M. Fernández Medina (*)

¿Qué tanto es tantito? (1)

El rector de la Uady, Alfredo Dájer Abimerhi, declaró: “Sólo le pido a la Apauady que atendamos un punto (el asunto del Servicio Médico para los empleados de la Uady) y los restantes (las otras prestaciones que originalmente se pretendieron eliminar o recortar) se analizarán paulatinamente, no todo de golpe (las dejarán para el próximo año cuando el rector actual ya haya dejado su puesto) porque afectaría fuertemente sus ingresos (de los trabajadores académicos y los administrativos y manuales). Yo tengo confianza de que podemos lograr un acuerdo si cada quien pone de su parte y cede un poquito”. Exhortó a los profesores para “que cedan un poquito (tantito) en lo individual para ganar mucho en lo colectivo”. (D. de Y. 26-II-2014). ¡Viva la democracia!

Por su parte, el secretario general de la Uady, José Antonio González Fajardo, dijo: “La Uady pasa momentos difíciles que requieren soluciones inteligentes (pero ¿la inteligencia sólo se le pide a los trabajadores?). Tenemos que enfrentarlos escuchando las voces de todos. Es un compromiso personal de todos. Si tenemos conciencia de lo que representa la Uady, los intereses personales y grupales, aunque sean legítimos, deben ser secundarios” (Idem). “El comal le dijo a la olla”.

Desde diciembre, cuando menos, al iniciar la revisión del contrato de trabajo, las autoridades universitarias y dirigentes sindicales debieron informar con claridad y transparencia la situación, y tratar, junto “con todas las voces”, de buscar una solución que no “afecte fuertemente sus intereses”. Desde principios del año pasado ya sabían y callaron.

Quien no sabe cómo se “cocinan” los asuntos en la Uady no pondría reparo en avalar las declaraciones de ambos altos funcionarios de esa casa de estudios. Ahora exhortan a los trabajadores a aceptar sin remilgos los recortes a sus prestaciones que datan de más tres décadas. Son compromisos por los que a cambio se comprometieron, al momento de ingresar a la Uady, a trabajar con responsabilidad, entereza y sin remilgos para cumplir sus funciones y así contribuir al desarrollo y progreso de la Universidad Autónoma de Yucatán.

¡Así lo han hecho, lo están haciendo y seguro lo seguirán haciendo, si las autoridades cumplen los compromisos convenidos! Si la Uady estuviera estancada o en retroceso sí sería adecuado restringir sus ingresos como medida correctiva, si la culpa fuera de ellos. Los trabajadores han desempeñado sus labores a cabalidad, muchas veces a pesar de que las autoridades los marginan de la toma de decisiones importantes en el ámbito académico y en los aspectos administrativos que conciernen al trabajo académico.

Ahora sí piden escuchar las voces de todos y exhortan a los trabajadores a “que pongan de su parte, cedan un poquito y dejen sus interés personales”. Pareciera que defender los ingresos prometidos al ingresar a la Uady, con base en los cuáles han hecho su proyecto de vida y adquirido compromisos vitales para ellos y sus familias, son intereses personales malsanos. (Continuará).- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Profesor

Son compromisos por los que a cambio los empleados se comprometieron a trabajar con responsabilidad, entereza y sin remilgos para cumplir sus funciones




Volver arriba