PES: ¿Omisión del IFE?

Eduardo R. Huchim May (*)

Financiamiento público

Inmerso en una atípica situación jurídica por la creación del Instituto Nacional Electoral, el IFE está a punto de incurrir en una grave omisión. Se trata de una denuncia por irregularidades en el proceso de registro del Partido Encuentro Social (PES), que es una de las organizaciones con mayores probabilidades de convertirse en partido político nacional.

El PES es una peculiar asociación promovida por grupos evangélicos encabezados por Hugo Eric Flores Cervantes (él dice que ya no es pastor), ex oficial mayor de la Semarnat que fue inhabilitado en 2007 para ocupar cargos públicos, acusado de fraude en programas forestales (“Reforma”, 22/01/14).

La denuncia tiene como elemento principal la imputación de que el líder de esa organización habría ofrecido -y presuntamente pagado- decenas de miles de pesos a pastores evangélicos que le reunieron feligreses para afiliarlos al PES. La acusación ha sido rechazada por el partido (Carina García, “Red política”, 05/02/14), pero es evidente la conveniencia de abrir una amplia investigación, si bien las instancias ejecutivas del IFE -presumiblemente con la anuencia de los consejeros- han decidido no hacerlo porque es una denuncia anónima.

Esa determinación resulta irresponsable porque el caso se vincula con el proceso de registro de nuevos partidos que actualmente está en desarrollo y debiera ser realizado con escrupulosidad por el IFE. El carácter anónimo de la denuncia debe ser analizado en el marco de un reciente criterio jurisprudencial del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Aprobada el 16 de octubre de 2013 por la Sala Superior del TEPJF, la jurisprudencia 49/2013 establece como requisito mínimo que las quejas o denuncias presentadas ante el IFE deben estar firmadas. Sin embargo, la jurisprudencia, difundida por el TEPJF en su boletín 12/2014, dice que “si en un caso, la autoridad electoral recibe una denuncia anónima sobre la existencia de un hecho ilícito, y lo corrobora con los elementos que tenga a su disposición en ejercicio de sus funciones, entonces puede iniciar un procedimiento sancionatorio”.

En esa jurisprudencia, de rubro “Facultades investigadoras del Instituto Federal Electoral. Una denuncia anónima puede ser suficiente para que se ejerzan”, el TEPJF se refiere concretamente a la materia de financiamiento público y cabría preguntarse si el caso en cuestión puede sustraerse de ese criterio, habida cuenta de que el PES es ya un partido político local (en Baja California) que recibe financiamiento del erario y está en vías de obtener su registro del IFE y, por lo tanto, de convertirse en un ente que seguirá recibiendo dinero público.

Por supuesto, nada impide a los fieles evangélicos -igual que los católicos, budistas o creyentes de cualquier otra religión- ejercer sus derechos políticos, pero la compra de afiliaciones y la participación de una Iglesia en la promoción y constitución de un partido están prohibidas en diversas formas en la Constitución y en las leyes. Una de estas prohibiciones se expresa en el artículo 41 Constitucional: “Quedan prohibidas la intervención de organizaciones gremiales o con objeto social diferente en la creación de partidos y cualquier forma de afiliación corporativa” (una acepción de gremio: “unión de los fieles con sus legítimos pastores, y especialmente con el Pontífice romano”).

Consciente de su vinculación con grupos evangélicos, el PES se define -dice un boletín distribuido por Difunet- “como un partido liberal juarista”, defensor del Estado laico y de “la separación de funciones entre el Estado y las Iglesias”. El boletín incluye un logotipo del partido en formación, diferente al medio pez que es posible ver en su logo anterior (uno de los símbolos cristianos es el pez), aún presente en su página de internet.

Obviamente, la sola denuncia no basta para acreditar los hechos que describe, pero resultaría inaceptable que el IFE, como lo hizo recientemente con la queja panista contra el gobernador de Chiapas, no realizara la investigación correspondiente.- México, Distrito Federal.

[email protected]

@EduardoRHuchim

—–

*) Periodista




Volver arriba