¿Para qué el despliegue?

Daniel Jesús Carrillo Polanco (*)

Protección privilegiada

Cerca de 100 agentes de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), una veintena de la Policía Federal, personal del Estado Mayor y guardias privados vigilan la zona de los hoteles Fiesta Americana y Hyatt, donde se realiza la IV Reunión Plenaria de Senadores del PRI.

En la operación, que se inició un día antes del evento con la revisión de las instalaciones de los hoteles, participaron vehículos blindados y una tanqueta de la SSP; los agentes portaban armas de grueso calibre.
Con estas frases inició el Diario varias notas que publicó bajo los títulos: “Bajo fuerte vigilancia” y “Blindan zona hotelera”.

Según esos números, se trató de un dispositivo de seguridad bastante exagerado. Tanta vigilancia, ¿para qué?
Cierto, en esa zona hotelera se congregaron los distinguidos senadores del PRI, quienes dada su investidura tienen derecho a ser protegidos por las fuerzas estatales y federales. Mi duda, ante tan exagerado despliegue de seguridad en una ciudad tan tranquila como Mérida, es si fue una operación de simple protocolo, o en verdad hubo el temor profundo de que fueran víctimas de un atentado.

Otra duda: ¿El temor de un posible atentado proviene de los propios senadores o es cosa de la policía local o del propio gobernador?

Como quiera que sea, la zona quedó totalmente blindada de tal forma, que nada, absolutamente nada se les podría escapar ante cualquier posible acción de la delincuencia.

En ese mismo lugar y a la misma hora un grupo de ciudadanos, con la prerrogativa que les otorga la Constitución, intentó ejercer su libertad de expresión, manifestándose contra Angélica Araujo Lara, pero no pudo porque fue violentado por unos gamberros.

Pregunto de nuevo: Tanta vigilancia con tanqueta y armas de grueso calibre ¿para qué? Parece que sólo los senadores del PRI tienen derecho a gozar de la protección de las fuerzas públicas. Con tanta labor de inteligencia de tantos policías, ¿no se enteraron de que en ese lugar había pelafustanes que reprimirían una protesta ciudadana?

Aun cuando me queda claro que todo el despliegue no era para proteger a los ciudadanos, sino sólo a los políticos priistas, sigo sin comprender cómo ni siquiera se inmutaron ante la comisión de un delito perfectamente tipificado por nuestras leyes: “Robo con violencia”.

Sin ningún derecho y de modo violento se apoderaron de las mantas que llevaban ciudadanos. Y tanto policía ¿para qué? ¿cómo podemos hallar una explicación al hecho de que tanto despliegue no sirvió para defender, como debería de ser, a unos ciudadanos que se manifestaban de modo pacífico?

Es claro que sería un absurdo pensar que en realidad la policía haya sido burlada por unos delincuentes de tercera categoría. La explicación es simple: son los grupos de choque financiados por el PRI-gobierno para acallar cualquier voz que les resulte incómoda y actúan con la venia de las fuerzas públicas.

Como quiera que sea, una vez más, la seguridad, por culpa del PRI-gobierno, quedó de nuevo en entredicho. Quedó claro, una vez más, que el PRI-gobierno sólo está para servir a sus huestes, no a los ciudadanos. Exagerada protección a senadores del PRI y nula atención a gente que no es del PRI.— Mérida, Yucatán.
[email protected]}
—————
*) Maestro en comunicación política y marketing electoral, y consejero estatal del PAN




Volver arriba