Yucatán bosteza

Yucatán bosteza

Todos pagamos por ello

Por: Antonio Plascencia Gómez (*)

Yucatán bosteza y lo hace mientras sus administradores públicos (empleados ignorados) se sirven de más poder y en consecuencia dinero. Es la mala educación -tanto en la casa como en la escuela- la culpable de ambas cosas: de que ciudadanos comunes y corrientes de ayer sean hoy administradores públicos corruptos deshonestos ladrones pero empáticos, agradables, astutos y aduces, y por otro lado, de que ciudadanos comunes y corrientes de hoy no se fijan lo que a todas luces hacen esos administradores públicos, o lo que es peor, se fijan pero no hacen nada.

Por esos ciudadanos comunes y corrientes de hoy, abúlicos, iletrados, incultos, parcos, dormidos y agachados, pagamos las consecuencias todos en este país y en este estado (antes, república de Yucatán). Para ejemplificar: los diputados, preocupados por los dineros públicos provenientes de nuestros impuestos, lograron que los magistrados del tribunal electoral se fueran sin su pensión (haber de retiro), pero no tocan un ápice sus sueldos, prestaciones o incluso revisan si son necesarios los 500 diputados para un país de 112 millones de habitantes (en la reforma política enviada por el Ejecutivo federal ni siquiera se abordó el tema, no obstante que en campaña Enrique Peña Nieto prometió reducir los prurinominales en 100, los políticos mienten, lo sabemos). Pero la astucia es cualidad de esos legisladores que se pasean por ambas cámaras cada 3 ó 6 años, pues saben que es más fácil engañar a un hombre que hacerle ver que ha sido engañado.

Los 11 consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) lanzarán este mes la convocatoria para renovar a los organismos públicos locales electorales (OPLE) de los 17 estados en donde habrá elecciones en 2015. Lorenzo Cordova Vianello, consejero presidente, dijo recientemente que vetarán a quien fuera “enviado” por gobernadores o diputados.

La comisión que evaluará, entrevistará y seleccionará a los consejeros estatales la preside Marco Antonio Baños Martínez (ligado el PRI). En Yucatán los actuales consejeros pudieran repetir si quisieran, lo ha dicho ya María Elena Achach Asaf, de nuevo priista confesa, y lo que se busca en un OPLE es que esté precisamente conformado por ciudadanos sin partido político (aunque por supuesto que pudieran tener simpatías por alguno), pero Lorenzo Córdova no es político, no tiene partido, de hecho estuvo ligado más al PRD o a lo que era el PMS, por lo que se le puede dar el beneficio de la duda con respecto a sus declaraciones. Debemos estar pendientes cómo se conformará este consejo estatal que dará certeza legalidad y -sobre todo- legitimidad a los ciudadanos que resulten electos en el 2015.

Aunque el más sensato ha sido José Antonio Crespo, quien en declaraciones ha sentenciado que ya que estos 11 consejeros nacionales fueron propuestos por los partidos políticos, éstos responderán a ellos.

La alcaldía de Mérida es del PAN y permanecerá en el PAN, por lo menos así lo asegura el CDE de ese partido. En consecuencia -y si los meridanos no votamos por un candidato ciudadano e independiente (y que tenga dinero para pagarse su campaña)- el próximo alcalde estará entre tres hombres del PAN, aunque de diferentes corrientes, Raúl Paz Alonzo, Mauricio Vila Dosal o Salvador Vitelli Macías. Según el vocero oficial del gobierno del Estado de esta administración y la pasada, el veracruzano Alejandro López Munguía, el PRI podría recuperar la alcaldía según unas “encuestas” que ni muestra ni explica. En ese partido se frotan las manos Mauricio Sahuí, Víctor Caballero Durán, Francisco Torres Rivas y de nuevo el sempiterno político de cuna priista (y del viejo PRI) Nerio Torres Arcila. Conocer sus trayectorias, sus contradicciones (después de la era de internet es fácil leer cómo estos políticos cambian de opinión como de calzones) sus propiedades, e incluso su comportamiento nos ayudará a elegir al ciudadano ejemplar que administre bien el dinero público. “La política me produce bostezos”, me dijeron, “siempre es lo mismo”. Pero para limpiar la basura hay que meter las manos. El día que confrontemos irreverentemente a un pésimo administrador público (de esos que abundan), ese día Yucatán cambiará.- Mérida, Yucatán.

[email protected]

@antonioplascen

—–

*) Politologoblasto y dermatólogo




Volver arriba