Vivamos seguros

Por Mario Montalvo Ortega

El 10 de abril de 2014, de acuerdo con lo establecido en la reforma financiera, entró en vigor la prohibición de que las instituciones financieras para al otorgamiento de créditos como el hipotecario o automotriz obliguen a adquirir los seguros con el mismo establecimiento prestador del servicio financiero (hecho conocido como ventas atadas).

Esta medida es excelente para el cliente, ya que podrá decidir con qué aseguradora, bajo qué precio y en qué condiciones de cobertura comprará, en vez de someterse a las imposiciones de adquirir sólo lo que las instituciones le ofrecen.

Esta medida no quiere decir que desaparecerá la necesidad de comprar seguros ante un trámite para un crédito. El requisito de asegurarse continúa, pero con las condiciones y precio que libremente podrá elegir el asegurado.

Quien recibía un crédito y adquiría seguros atados a este creía que de morir su familia recibiría una cantidad, o que de ocurrir un daño con pérdida total le pagarían lo suficiente para recuperar su patrimonio; en la mayoría de estas coberturas eso era totalmente falso, ya que al ser la beneficiaria la institución financiera, ésta era la que recibía el dinero y no quien lo contrató.

La nula claridad para explicar puntual y detalladamente la situación que guardaba el acreditado respecto de sus seguros en caso de una pérdida catastrófica generaba confusión, descontento, frustración y sentimiento de haber sido engañado.

Si la institución otorgante del crédito condicionara sus servicios a la adquisición de los seguros que ellos ofrecen podrá el usuario presentar su reclamación ante la Condusef y el incumplimiento será sancionado con multas que oscilan entre los 4 mil y los 20 mil días de salario mínimo vigente.

En resumen, por fin se acabaron los seguros atados, caros, sin las coberturas adecuadas, con deducibles elevados y condiciones obscuras. El mejor seguro es el que el cliente elige de manera libre y hoy tiene la última decisión, para contratar con el agente y la aseguradora al precio que mejor le convenga.- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Socio director de Grupo Montalvo




Volver arriba