Un consulta simulada

El nuevo modelo educativo (1)

Freddy Espadas Sosa (*)

En reciente colaboración publicada en este mismo espacio (D. de Y., 13 de febrero, Local) pusimos en franco predicamento la realización de una supuesta consulta para definir un nuevo modelo educativo, acción ésta que deriva de las reformas sobre la materia impuestas a la sociedad por el gobierno federal y las obsequiosas legislaturas federal y estatales.

En aquella ocasión propusimos la hipótesis de que en realidad los tecnócratas educativos de escritorio ya tienen formulado en lo esencial el modelo educativo que se quiere implementar, y que lo de la famosa consulta en curso es sólo una simulación para maquillar y validar lo que ya se decidió desde las cúpulas políticas y burocráticas.

De acuerdo con los documentos oficiales que están orientando la consulta de marras, se reconoce que si bien “la Reforma Educativa estableció elementos fundamentales para impulsar una transformación profunda de la educación, esto no agota la reflexión y el análisis”.

Por lo anterior, el Programa Sectorial de Educación 2013-2018 contempla entre sus acciones prioritarias “establecer mecanismos de consulta para revisar el modelo educativo en su conjunto para garantizar una educación de calidad”.

Con base en las premisas anteriores, la SEP y las autoridades educativas estatales han montado un aparatoso esquema para implementar una consulta acotada y controlada por los grupos político-burocráticos, donde se están examinando temas centrales referidos a la definición de un nuevo modelo educativo, ejercicio en el cual se articulan los análisis en los niveles de la educación básica, la educación media superior y la educación normal.

De acuerdo con lo que se ha podido apreciar sobre la forma en que se está llevando al cabo la mencionada consulta, se confirma que están prevaleciendo las opiniones y directrices de los funcionarios educativos federales y estatales que presiden, coordinan y leen las “conclusiones” de las principales mesas de trabajo, eso sí, oportunamente apuntalados por “especialistas” y “expertos” claramente adictos al gobierno, de tal suerte que las voces críticas y la rica experiencia de los maestros de banquillo son los grandes ausentes en estos espacios oficialistas.

Por lo anterior, sostenemos que se confirma la hipótesis señalada en nuestra colaboración anterior, en el sentido de que lo que se busca con esta supuesta consulta es legitimar demagógicamente lo que ya se ha cocinado desde las cúpulas como el “nuevo modelo educativo” que se va a implementar en un futuro cercano. (Continuará).— Mérida, Yucatán.
[email protected]
—————
*) Doctor en Educación, catedrático y ex director de la Universidad Pedagógica Nacional en Yucatán




Volver arriba