Trámites en el RAN

Sitpach

Rosamaría González Romero (*)

El 11 de junio de 2013 la delegación del Registro Agrario Nacional dio entrada con el folio número 6622 a la solicitud de inscripción de la asamblea de asignación de solares urbanos, que fue realizada unos días antes, el 31 de mayo, en la comisaría de Sitpach, municipio de Mérida. A la fecha, los trámites están detenidos y no se sabe a ciencia cierta y de manera oficial qué está pasando.

De por sí el proceso para regularizar las tierras del ex plantel de San Luis del Ejido de Sitpach se había complicado por rivalidades entre personas que pretendían liderar a los colonos avecindados. Pero parece que el tema sustancial de sus confrontaciones fue la decisión de qué empresa se encargaría de la medición topográfica y deslinde de los solares.

Y es que este asunto de la medición implica mucho dinero, tanto por el pago del servicio al tratarse de una gran extensión de terreno a medir, como por lo que significa tener el conocimiento y control de la ubicación y distribución deslindada de las tierras.

Inicialmente, con el liderazgo del señor Fernando Toraya, quien preside la asociación civil “Fe, Esperanza y Vida” registrada por los colonos para controlar el dinero y para realizar las gestiones requeridas, se contrató a una empresa que hizo la medición de las tierras bajo el acuerdo de que cada colono tendría que pagar tres pesos por metro cuadrado. La empresa hizo la medición y la mayoría de los colonos depositaron su parte a la cuenta bancaria de la asociación, y el señor Toraya, a su vez, hizo el pago a la empresa. Los colonos que no tenían dinero en ese momento se comprometieron a pagar su parte más adelante.

El problema fue que las autoridades ejidales y un grupo de colonos habían elegido y contratado a otra empresa de servicios de medición topográfica. Así empezó el sinuoso camino de los colonos confrontados, camino que se hizo más tortuoso con la llegada de los llamados asesores jurídicos que, de una parte y de otra, retrasaron aún más el proceso.

Así es que, después de retrasos y demandas promovidos de uno y otro lado, el 31 de mayo de 2013 se llevó a cabo la asamblea de asignación de los solares urbanos, ante la presencia de un fedatario autorizado. En dicha asamblea los colonos liquidaron a los ejidatarios el dinero de la contraprestación que estaba pendiente y, además, todos los colonos, incluidos los que ya habían hecho el desembolso por la medición topográfica, pagaron a los ejidatarios la medición que hizo la empresa contratada por ellos. Todos estos pagos se hicieron por conducto del señor Fernando Toraya y abogado Manuel Fajardo.

Ahora, habiendo pasado un año desde que la solicitud de registro de dicha asamblea fue ingresada ante el Registro Agrario Nacional los colonos no saben a ciencia cierta por qué el trámite se retrasó tanto, ni por qué está suspendido temporalmente.

El ex plantel de San Luis es parte del municipio de Mérida, está ubicado contiguo a la zona de universidades del corredor educativo que en el Noreste de la ciudad crece día a día. El campus de la Universidad Autónoma de Yucatán en el que está ahora su biblioteca central y la facultad de Antropología se ubican a unos pasos. Los colonos de Sitpach esperan que, ya como legítimos propietarios que han invertido dinero y muchos años, puedan por fin sentirse seguros. Sería injusto que la ambición y/o negligencia de algunas personas vinculadas al proceso de regularización estén ocasionando de manera deliberada otro tropiezo. Además, las autoridades municipales y estatales saben que los proyectos de urbanización son un positivo detonante para mejorar la calidad de vida de las familias y la económica de la entidad.- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Escritora yucateca. Licenciada en Administración de Empresas




Volver arriba