Suspicacias por la reforma energética

Actitudes

José Santiago Healy (*)

A menos de un mes de promulgada la reforma energética y cuando la euforia externa e interna han amainado, comenzaron a surgir las primeras dudas y suspicacias en torno a la llamada “joya de la corona” del régimen de Enrique Peña Nieto.

La iniciativa de reforma fue lanzada el 12 de agosto del año pasado y casi cuatro meses más tarde -el 11 de diciembre- fue aprobada por el Senado de la República y al día siguiente por la Cámara de Diputados.

Una semana después -el día 18 de diciembre- la reforma fue declarada constitucional y fue el 20 del mismo mes cuando fue proclamada por el Poder Ejecutivo y publicada un día más tarde en el Diario Oficial de la Federación.

Fue prácticamente una aprobación vía “fast track”, aunque las raíces de la iniciativa se remontan a febrero de 2012, cuando la canciller Patricia Espinosa y la secretaria de Estado, Hillary Clinton, firmaron el Acuerdo Transfronterizo de Hidrocarburos que permitía a México y Estados Unidos explorar y explotar pozos petroleros más allá de las zonas económicas exclusivas.

Este acuerdo recibió el visto bueno del Senado en tiempos del presidente Felipe Calderón, pero quedó en suspenso hasta la llegada de la reforma energética, que incluye varios cambios constitucionales.

Por cierto, el Senado de Estados Unidos dio luz verde al acuerdo fronterizo apenas se aprobó la reforma energética, lo que deja la mesa servida para que las grandes corporaciones estadounidenses puedan entrar de lleno a la actividad petrolera en aguas territoriales mexicanas.

Este hecho, al igual que diversas noticias sobre alianzas, proyectos y fondos de inversión como el que recién anunció Vicente Fox, levantan nuevas sospechas sobre las verdaderas intenciones de la reforma energética, que fue “vendida” a los mexicanos como una solución para la creación de empleos, la generación de riqueza para el país y la reducción de las tarifas de gas y luz.

Pero para nadie es un secreto que el llamado oro negro ha sido codiciado y disputado por reyes, dictadores, políticos, jeques, presidentes y empresarios. Y desde luego, en el caso de México no tendrá por qué ser distinto.

La colega Katia D’Artigues reveló nombres de empresas y ex funcionarios que están listos para sacarle provecho a la reforma energética, entre otros Carlos Ruiz Sacristán, Juan José Suárez Coppel, José María Córdoba, Pedro Aspe, Jordi Herrera, Jaime Serra Puche y más los que se agreguen en los próximos meses.

Con un poco de memoria recordaremos que Jorge Díaz Serrano fue contratista de Pemex y socio de la familia Bush antes de llegar a dirigir la paraestatal en tiempos de José López Portillo. Alcanzó tal poder y riqueza que estuvo cerca de llegar a la Presidencia de la República, de no ser por las envidias y recelos que despertó entre grupos priistas y que más tarde provocaron su desafuero como senador y su confinamiento por cinco años en un reclusorio de la ciudad de México.

El proyecto de ley que aprobaron las cámaras consta de 32 cuartillas, pero quedan pendientes las leyes secundarias que deberán ser numerosas y muy detalladas ante la dimensión de los cambios acordados en varios artículos constitucionales, en Pemex y en el marco legal energético.

No queremos ser pesimistas ni aguafiestas, pero salvo que ocurra un milagro, la ambiciosa reforma energética producirá en nuestro país mayor concentración de capitales, más corrupción en los altos círculos y un repunte en la “comalada” de millonarios sexenales.

Nos gustaría equivocarnos y decir que la riqueza energética creará amplio desarrollo y progreso para los mexicanos, pero basta voltear al pasado para advertir que las grandes reformas y privatizaciones en México han alcanzado sus objetivos sólo en raras ocasiones.

Apuntes finales

“Crónica de un colapso anunciado”, así puede llamarse el relato sobre la ruptura de la autopista escénica Tijuana-Ensenada, que desde años atrás presentó severas deficiencias por haber sido levantada en una zona de alta actividad sísmica. Nunca fue reconstruida a pesar de las señales y ahora la región sufrirá daños económicos y el desplome del turismo durante un par de años. Signos de los tiempos que vive Estados Unidos en este 2014: en Colorado arrancó la venta legal de mariguana en al menos 30 tiendas autorizadas, mientras que por vez primera 15 estados permitirán a parejas de homosexuales declarar sus impuestos de manera conjunta.- Chulavista, California.

[email protected]

—–

*) Periodista y consultor de medios

»Recordaremos queJorge Díaz Serrano fue contratista de Pemex y socio de la familia Bush antes de dirigir la paraestatal




Volver arriba