Solidaridad con Venezuela

Solidaridad con Venezuela

Sentido común

Cholyn Garza (*)

Venezuela, tierra hermosa, de gente buena, alegre, hoy se encuentra pasando por una dolorosa situación de violencia promovida principalmente por la testarudez de un individuo, que lejos de gobernar con mano firme e inteligencia para brindar a su pueblo la prosperidad que merece, lo ha conducido a una terrible dictadura.

Cuesta trabajo aceptar lo que está sucediendo en ese país hermano; al igual que nos causa dolor darnos cuenta de que por causa de la ambición de malos gobernantes un pueblo tenga que sufrir, existan confrontaciones entre las fuerzas armadas al servicio del gobierno y, lo más lamentable, que inocentes tengan que morir víctimas de represiones al manifestarse. Ha sucedido ya, está sucediendo actualmente en Ucrania.

Venezuela, por su parte, está viviendo horas de angustia y de dolor. El repudio contra el presidente Nicolás Maduro va en aumento debido a su actuación contra el pueblo que gobierna.

Afortunadamente en cada pueblo, en cada nación, habrá siempre un luchador por las causas sociales, un defensor de ellas. Venezuela no podía ser la excepción; por eso un joven político ha acaparado la atención.

Leopoldo López Mendoza, economista y politólogo, es el nombre de este personaje descendiente de Simón Bolívar; a juzgar por su trayectoria, es una persona con capacidad, inteligencia y liderazgo. Su biografía lo demuestra; se postuló y ganó una elección en la Escuela Hun de Princeton, Nueva Jersey, para presidente estudiantil, a pesar de que tenía poco tiempo de haber llegado de Venezuela a Estados Unidos. Fue en Kenyon College en Gambler, Ohio, donde se despertó su interés por la justicia social y los derechos individuales. Además fue uno de los fundadores de Estudiantes Activistas Ayudando a la Tierra a Sobrevivir, ASHES sus siglas en inglés.

Su maestría la realizó en Harvard y al concluirla regresó a Venezuela. Se postuló para ser alcalde del municipio de Chacao de Caracas en el período 2000-2004 obteniendo el 51% de los votos. Al postularse para un segundo período de nuevo obtuvo el triunfo, pero en esta ocasión con el 81% de los votos, sin duda por su actuación como alcalde. Además de político es deportista, medallista en atletismo, profesor en la Universidad Católica Andrés Bello, doctor Honoris Causa en Leyes, Kenyon College, 2007.

El gobierno de Nicolás Maduro lo acusa de una serie de delitos, por ejemplo: terrorismo, lesiones graves, incendios de edificios públicos, daños a la propiedad pública, instigación a delinquir, entre otros más. La decisión de entregarse a las autoridades fue muy buena.

Los disturbios en ciudades de Venezuela continúan. El gobierno de Maduro amenaza con sacar la señal de CNN de Venezuela. En su discurso, el presidente Maduro culpa a CNN de la desinformación: “Ellos quieren mostrarle al mundo que en Venezuela hay una guerra civil”, cuando “en Venezuela el pueblo lo que está es trabajando, estudiando, construyendo patria”, dijo.

Maduro siempre está acusando a los medios de mentir sobre la situación que se vive; desde que asumió el poder no da una. Ha pretendido seguir los pasos de Hugo Chávez, a quien le debe haber llegado a la Presidencia de Venezuela, porque Maduro carece de preparación tanto académica como política. Carece totalmente de un perfil propio y adecuado que lo ubique como funcionario, menos como gobernante.

“Nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo a un mismo ciudadano en el poder. El pueblo se acostumbra a obedecer y él a mandarlo, de donde se originan la usurpación y la tiranía”, frase del libertador venezolano Simón Bolívar. Congreso de Angostura. Año 1819.

Al imponer Hugo Chávez de una forma antidemocrática a su sucesor, seguro fue pensando en que continuara su ideología, sin tomar en cuenta a los ciudadanos. Él amaba el poder, por eso se reelegía. Y nada hay más perjudicial para un pueblo que vivir una tiranía, una dictadura. Los ciudadanos tarde o temprano se cansan de vivir en la opresión. Los que se acostumbran a obedecer son los conformistas; es decir, los que reciben las dádivas adulan al gobernante y lo aplauden por conveniencia o por temor.

Sin embargo, cuando un pueblo se cansa de un mal gobierno se rebela con justa razón. La realidad que están viviendo los venezolanos no es nada agradable, mucho menos aceptable. Por eso la solidaridad está con ellos, con los perseguidos, con los que claman justicia, con los que están luchando para que su país sea una nación libre, como deben de ser todas las naciones y sus ciudadanos. Sin ataduras de ninguna índole, libre de dictaduras y de dictadores. Libre de hombres que llegan al poder para imponerse y eternizarse.

Hay situaciones que no pueden ocultarse, aunque se pretenda hacerlo. En Venezuela es un hecho que existe escasez de productos de primera necesidad; hay prohibición de venta de gasolina en todo el estado de Carabobo; hay vehículos incendiados a propósito para culpar a manifestantes; lo más triste y doloroso: hay muertos y heridos. Y aún así Maduro pretende que se crea que todo está en calma. Existe material gráfico que muestra la realidad.

Confiemos en que Venezuela recupere su tranquilidad en un futuro no muy lejano y que quien gobierne esa noble nación sea por decisión de los ciudadanos y no por imposición. Un llamado de alerta a no confiar del todo en los gobernantes, menos aún permitir que se eternicen en el poder.- Piedras Negras, Coahuila.

[email protected]

—–

*) Escritora




Volver arriba