Sentido común: Defensor de tradiciones

Sentido común: Defensor de tradiciones

Cholyn Garza (*)

Nuestro México es un mosaico bellísimo donde se combina la cultura, la historia, las tradiciones. Un mosaico de luz y colores que nos hace vibrar con su alegría, con la creatividad, la “chispa”, la picardía del mexicano. México es un gran país, con un pasado indígena que debemos tener presente y nos debe llenar de orgullo.

Preservar nuestras tradiciones es muy importante, es la manifestación de nuestro orgullo, de nuestra aceptación de lo nuestro. Cada rincón de nuestra patria tiene su propia grandeza cultural de una tierra maravillosa como es la nuestra.

Por fortuna para nosotros y las generaciones futuras, hay personajes de nuestro México que de alguna manera mantienen vivas las tradiciones de cada lugar que, sumadas, conforman ese bellísimo mosaico cultural pleno de historia.

Un personaje que ha defendido con vehemencia nuestras tradiciones es, sin duda, el maestro Miguel Sabido. Dramaturgo mexicano, poeta, escritor, autor de telenovela histórica son algunas de las actividades que ha desarrollado en más de 50 años. Un currículum que merece mención aparte.

Enamorado de la historia de nuestro país, defensor de la identidad de nuestro México y gran impulsor de las tradiciones, ha ido al rescate de nuestras hermosas pastorelas, divertidas representaciones mezcla de un pasado indígena.

Orgulloso de sus raíces, comparte ese sentimiento de identidad al mencionar que su padre, un indígena que aprendió a hablar castellano a la edad de 13 años, lo llevaba a presenciar las representaciones -pastorelas- a poblaciones como Ixtapan de la Sal, Chalma, Huejotzingo, entre otras. De ahí nació su interés que lo ha llevado a estudiar, investigar y, lo más importante, rescatar y difundir nuestro pasado cultural.

El libro “Rescatando las Pastorelas”, escrito por el maestro Sabido, tiene como objetivo principal, además de mantener vivas las tradiciones mexicanas, dar a conocer también los cuatro mil años de historia ocultos detrás de estas representaciones.

Y es que nuestros antepasados indígenas se identificaban con la historia; sabemos que ellos eran muy religiosos, creían y adoraban a sus dioses. Por ejemplo, tenemos que ellos, los indígenas, reconocían al dios Quetzalcóatl -serpiente emplumada- como el ángel Gabriel. Al dios Tezcatlipoca, como Luzbel; a la diosa Coatlicue la relacionaban con la virgen María, la diosa, madre además de Huitzilopochtli, quien era relacionado con el Niño Jesús.

Quizás se fue modificando de alguna manera la representación, pero la esencia quedó porque los elementos principales o indispensables de las pastorelas son tres y permanecen: el ángel, el diablo y el ser humano al que se disputan el bien y el mal.

Miguel Sabido fue invitado por el gobierno del estado de Coahuila para impartir un taller sobre pastorelas. Piedras Negras, nuestra ciudad, tuvo la fortuna de recibir también -al igual que otras ciudades del estado- la visita, aunque breve, de tan distinguido personaje.

En lo personal, me declaro una enamorada de mi país y disfruto de sus tradiciones, las cuales quizás, por falta de interés de algunos gobiernos, o por carecer de difusión y sumado al poco interés de interés también por conocer lo nuestro, se han ido perdiendo ciertas costumbres, sencillas pero muy importantes ya que forman parte de nuestra identidad.Por eso, resulta un verdadero privilegio que existan personas, como el maestro Sabido, que traten de mantener vivas nuestras tradiciones; que defienda y salgan al rescate de esas hermosas costumbres para que no mueran del todo. Quién mejor que él, gran conocedor y estudioso de nuestra cultura para exponerla. Y sobre todo muy loable que comparta sus conocimientos sobre algo tan hermoso como son nuestras tradiciones con el único propósito de mantenerlas vigentes y mostrarlas a las nuevas generaciones con orgullo.Vivir en la frontera, como es nuestro caso no debería significar olvidar lo nuestro; por el contrario, hay que dar a conocer, difundir nuestro acervo cultural que es inmenso. Estamos bombardeados con la publicidad que nos llega del vecino país, por la cercanía con el, pero eso de ninguna manera significa que tenemos o debemos adoptar otras festividades que nada tienen que ver con nuestras raíces. Y del Maestro Sabido, solo me queda agregar que es una persona accesible, cuya sencillez y agradable trato permiten acercarse a él con confianza.- Piedras Negras, Coahuila.

[email protected]

—–

*) Escritora




Volver arriba