Seguimiento ciudadano

Transparencia y rendición de cuentas

Autor: Mario Maldonado Espinosa (*)

¿Se ha preguntado usted cuántos recursos públicos han llegado a los municipios este año, cómo se ejercen, en qué se gastan? ¿Existen avances? ¿Se cumple el Plan Municipal de Desarrollo y sus Programas Operativos Anuales?

Bien, según la Ley de Gobierno de los Municipios, agosto es el mes para que los presidentes municipales rindan un informe anual sobre el estado en que se encuentra la administración pública municipal y los avances logrados, en este caso el segundo año de ejercicio constitucional. Dos son los elementos que deben respetarse para este acto democrático que sea: público y solemne.

Luego entonces se está ante la enorme posibilidad de acudir a dichos informes de gobierno y allegarse de la información necesaria para emitir un juicio ciudadano respecto a la labor que desempeñan las autoridades electas a través del voto ciudadano.

Las vertientes fundamentales que se deben considerar para el buen gobierno municipal es que ese ejercicio del poder público sea transparente y que la rendición de cuentas sea puntual y sin cortapisas.

Ser ciudadanos

Hoy día es necesario pasar de la indiferencia ciudadana al seguimiento ciudadano. Generalmente el ciudadano interviene o se interesa en sus autoridades en el momento que una acción o decisión alguna los afecta. En otras palabras, existe la tendencia de inmiscuirse en el instante que las autoridades hacen o dejan de hacer algo. Lo cual no debería ser la regla.

A veces es una paradoja cuando los ciudadanos dicen no querer a los gobiernos, pero esperan todo de él, sin tener que participar para mejorar las cosas. Otro factor es que se da el caso de que exigen cuentas y servicios públicos cuando no pagan o están al día en sus impuestos o derechos.

Habrá más transparencia y rendición de cuentas en la medida en que el ciudadano se interese; que pase de ciudadano pasivo a ciudadano activo, ciudadanos atentos a la cosa pública, ciudadanos participativos.

No puede decirse que no hay elementos legales de participación, desde luego que los hay, ahí están los plebiscitos ciudadanos que se hacen para que las mismas comunidades decidan sobre la realización de obras en los municipios. Lo es también la iniciativa popular como derecho que tienen los ciudadanos para iniciar leyes. Sólo falta organizarse para tener una participación dinámica.

En la medida que una sociedad se acostumbre a participar, a exigir, a ser solidaria, a imponerse de manera civilizada y democrática es cuando las cosas empezarán a cambiar.

De poco servirán todas las reformas legales, estructurales e institucionales si no existe un cambio en la sociedad que vigile y esté atenta de todos esos cambios normativos. Las autoridades podrán hacer su esfuerzo, pero quien debe ser el protagonista activo es el ciudadano.

Los informes municipales sólo son espacios para ir generando una cultura de participación cívica, civilizada, de comunicación directa entre autoridades y ciudadanos. Un evento que abona a la cultura de la información hoy más que necesaria en estos tiempos actuales.

Desafortunadamente, en gobiernos anteriores y por muchos años se acostumbró a la sociedad a recibir todo sin el más mínimo esfuerzo, a recibir prebendas, dádivas y a las prácticas populistas. Se acostumbró a mantener callada a la sociedad.

Las cosas van cambiando poco a poco. ¡Ha llegado la hora de los ciudadanos!- Mérida, Yucatán.

[email protected]

@mariomaldonadoe

—–

*) Asesor Jurídico




Volver arriba