Recuerdo mis libros

Por Gaspar Jesús Azcorra Alejos (*)

Era yo entre mis libros muy feliz

como polilla o comején hambriento,

bebiéndolos cual náufrago sediento,

pobre y con la riqueza del de Asís.

Mi vida no tenía, un tono gris,

azul y traslúcida cual viento,

y tenía un continuo movimiento

así como la vida tiene en sí.

De pequeño el olor del libro nuevo,

era una panacea a mi olfato,

era entrar y salir de un laberinto.

Ahora que los tengo y amarlos debo,

los leo pero a veces casi al rato,

de mis manos se caen hacía el cinto.

[email protected]

—–

*) Presbítero católico

 

Etiquetas:,