Privilegios a “políticos” y “funcionarios”

Hoy, los regidores de Mérida. Antes, los demás

Autor: Víctor M. Fernández Medina (*)

Son verdaderamente abusivos e insaciables. Se creen que se lo merecen todo… y un poquito más. Desde el presidente de la República hasta el regidor del municipio más recóndito, pasando por los senadores, diputados federales y estatales, y jueces de toda clase y nivel y “funcionarios” de instituciones oficiales.

Nada más llegan al “hueso” y se otorgan privilegios desorbitados o se coluden con otros “poderes” para que se los obsequien. Sólo ¿sirven? unos cuantos años y quieren vivir muy bien hasta el fin de sus días y noches a costa del dinero del pueblo.

Hoy la ¿noticia? son los regidores del muy H. Ayuntamiento de Mérida. Se otorgan por mayoría casi unánime seguros para gastos médicos mayores. Mayor desvergüenza es lo que exhiben. Lo mismo que han hecho, y hacen, “políticos” y “funcionarios” de postín. Además tiene sus bonos de actuación, bueno este sí se lo merecen: son verdaderos actores o títeres en el desempeño de sus sagradas funciones. Todo eso es oficial. A trasmano vienen todos ingresos extras de diverso origen, la mayor parte turbio.

Todos los demás mortales mexicanos nos preguntamos Si son servidores públicos temporales, ¿por qué no se hacen derechohabientes del Issste o del IMSS como cualquier trabajador mexicano? Con un decreto del presidente o gobernadores o una legislación ad hoc por parte de los sacrificados diputados o senadores, para recibir el servicio de esas instituciones durante el tiempo que duren en el puesto se solucionaría el problema.

Los demás ciudadanos ¡que sufran las deficiencias de los institutos de Salud de los gobiernos! ¿Ellos por qué?

Ellos nunca han justificado, ni lo harán, porque no hay justificación valedera, el disfrute de sus privilegios extras. Es más: debemos agradecerles infinitamente su abnegado trabajo por “el bienestar” de los de abajo. ¿Hasta cuándo?- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Profesor

Nada más llegan al “hueso” y se otorgan privilegios desorbitados o se coluden con otros “poderes” para que se los obsequien…




Volver arriba