Oposición irracional

A todo dicen que “no”

Daniel Jesús Carrillo Polanco (*)

En verdad que llama mucho la atención la actuación que asumen los regidores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el actual Ayuntamiento de Mérida, como que han mal entendido el rol que deben jugar como lo que son: oposición política.

Partamos de la base de un simple análisis conceptual. Oposición, como lo señalan los diccionarios, es “acción y resultado de oponerse a algo o a alguien”. Es la definición más primaria a la que, según se observa, los ediles rojos se apegan con todo rigor.

Sin embargo, el concepto acepta matices; entre ellos existe una definición respecto a la llamada oposición política: “Grupo que representa una postura contraria a la de los que se encuentran en el poder o dirigen un gobierno, partido, empresa, etcétera”.

Una clasificación de oposición política se determina por las ideas o doctrinas que inspiran a los opositores; por ejemplo, el tema de los matrimonios entre personas del mismo sexo, mientras algunos partidos lo promueven, otros lo condenan.

Sin embargo, también se reconoce la existencia de la oposición por el método que ésta elige para cambiar al “grupo dominante”, a la forma de gobierno o a la economía, y en este sentido se identifican dos tipos de oposición: la oposición pacífica y la oposición violenta.

A nadie le debe quedar duda de que las diferentes doctrinas que han alimentado a la oposición política han sido cruciales para la formación de la cultura política en nuestra época, influyendo de manera normal en la forma de gobierno, en la adopción de los derechos que los estados reconocen a los gobernados y en la forma y organización de cada estado.

Por supuesto que la oposición es necesaria para nutrir con ideas y posturas determinadas decisiones y acciones que finalmente deben redundar en beneficio del colectivo social. Pero para ello se requiere una oposición con criterio, lo que algunos le llaman “oposición responsable”.

Según la democracia

Según algunos tratados, la oposición política entre los partidos en los estados democráticos no pretende la destrucción del Estado o del municipio, según el ámbito que se trate, sino exclusivamente su reforma dentro de los cauces legales.

Expresado de otra manera, la oposición política va mucho más allá de la simpleza del vocablo de oponerse a todo y es lo que podríamos denominar como la oposición política irracional, porque a pesar de cualquier argumento y/o razonamiento siempre habrá un “no” de por medio.

Parece que esto es lo que no entienden los actuales regidores del partido rojo.

Siguen estancados en el primitivismo del concepto de “oposición”. Me imagino su razonamiento: “Como soy oposición, tengo que decir no a todo, pues estoy en mi papel”. Decisiones torales que tiene que tomar la actual autoridad municipal siempre se encuentran frente a una oposición irracional, un “no” a todo lo que huela a PAN, sin importar las consecuencias negativas que se pueda causar a toda la comunidad meridana.

Hoy leemos con mucha pena que los rojos se oponen a la creación de un tribunal administrativo que ayudaría a los meridanos a defenderse, incluso de las propias decisiones de la autoridad municipal.

Algo impensable

¡Es impensable para ellos permitir que exista un tribunal que no esté directamente bajo el control rojo! Hace unos días, también con pena nos enteramos de que se opusieron a la posibilidad de que los meridanos tuvieran un carnaval más seguro y una ciudad más funcional.

Hasta por una fotografía son capaces de generar todo un circo mediático y todo un alboroto.

¿Por qué son oposición? ¿Hasta cuándo van a asumir una postura racional?

No se trata de oponerse a todo a ultranza, se trata de construir para avanzar hacia mejores estadios políticos y sociales.

Esto los meridanos sabrán distinguirlo a la hora de que los mismos priistas irracionales se postulen para otros cargos públicos.

Lejos de ganarse la confianza de la sociedad, la están perdiendo más y más.- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Maestro en comunicación política y marketing electoral, y consejero estatal del PAN

» Decisiones torales que tiene que tomar la autoridad municipal siempre se encuentran frente a un “no” a todo lo que huela a PAN…




Volver arriba