Obras clásicas popularizadas

¡Se escuchan por doquier! 

Daniel Jesús Carrillo Polanco (*)

Muchas obras de grandes autores de diferentes corrientes musicales se escuchan por doquier todos los días y de una manera reiterada, sin que la gente lo sepa, en la mayoría de los casos.

Erróneamente hay quienes le llaman música clásica a toda pieza que identifican como académica -de los grandes autores-, quizá por costumbre. Por ejemplo, las obras de Bach no son clásicas, porque en realidad el compositor es de la corriente barroca.

Existe una clasificación entre lo que es la música popular y la llamada música clásica. Popular porque se trata de piezas musicales que son accesibles y entendibles para quienes la escuchan y “clásica” o académica porque proviene de gente que requiere de estudio formal para su composición y para comprenderlas.

Sin embargo, en la realidad esta clasificación desde hace mucho ha quedado un tanto rebasada porque hay obras de grandes compositores que son tan o más populares de lo que usted, amable lector, se pueda imaginar.

Y les voy a poner varios ejemplos: durante más de 30 años, todos los días miles de millones de televidentes en México y el mundo han visto los programas de “El Chavo del 8″, y probablemente la gran mayoría desconoce que el tema principal -un tanto editado- es ni más ni menos que la Marcha Turca de Beethoven.

Miles de millones de usuarios de teléfonos celulares han escuchado el tono que identifica a una empresa multinacional finlandesa de comunicaciones y tecnología, que es un fragmento del Gran Vals compuesto por el guitarrista español Francisco Tárrega, precisamente para este instrumento.

Y así podemos mencionar otros casos, como la llamada Marcha Nupcial que miles de millones han escuchado durante muchísimos años cada vez que alguna pareja contrae nupcias. Es una obra creada por Félix Mendelssohn, que forma parte de la ópera “El Sueño de una Noche de Verano”. Como pueden darse cuenta, en realidad no se compuso para los fines actuales, pero por la solemnidad que irradia fue adoptada para un momento especial.

Otra hermosa obra, que también se adoptó como “marcha nupcial” es la del alemán Richard Wagner, la que muchos en broma cantan “ya me casé, ya me fregué” -es sólo para que la identifiquen-. Se trata de una obra que forma parte de la ópera titulada “Lohengrin”, compuesta en 1850.

Otra pieza conocida como “Tema de amor”, cuya denominación original es “Romanza”, cantada durante mucho tiempo por Rafael y Julio Iglesias, entre muchos tan tos. Para que la identifiquen es a la que pusieron la siguiente letra: “Dicen que somos dos locos de amor, que vivimos de espaldas al mundo real.” Es una obra escrita en el Siglo XIX, cuyo autor se desconoce, y forma parte del repertorio de principiantes, pero también de grandes guitarristas.

¿Quién no ha escuchado el “Tema para Elisa”? Esa música agradable que siempre ha sido instalada en las cajitas de música. Se trata de otra de las grandes obras del maestro Beethoven. Aunque muy pocos conocen la obra completa, que es realmente hermosa.

No nos daría el espacio para mencionar tantas y tantas obras renacentistas, clásicas, barrocas y románticas que han sido popularizadas y que están en el gusto de miles de millones de personas a lo largo y a lo ancho de todo el mundo.

Felicitación

Quiero aprovechar este breve espacio para desear a todos los amables lectores que tengan un excelente fin de año. Que todo sea prosperidad y que se cumplan todas y cada una de las metas que se tracen. Sobre todo que no falte salud. ¡Muchas felicidades!- Mérida, Yucatán

[email protected]

—–

*) Maestro en comunicación política y marketing electoral, y consejero estatal del PAN

¿Quién no ha escuchado el “Tema para Elisa”? Esa música agradable instalada en cajitas de música. Se trata de otra de las obras del maestro Beethoven, aunque pocos la conocen completa




Volver arriba