Motivación para aprender las matemáticas

La fantástica historia de los números

Jorge Antonio Lechuga Andrade (*)

Durante el período de estudio y formación de niños y jóvenes, las matemáticas han sido una de las asignaturas que más se les dificulta aprender; se han diseñado procesos de aprendizaje con métodos didácticos para motivar a los estudiantes, y tengan más gusto por aprender matemáticas; sin embargo, sigue siendo una disciplina que consideran difícil. La Sociedad Andaluza de Educación Matemática (SAEM), Thales, en coordinación con el Centro de Informática Científica de Andalucía (Cica), España, han integrado sus esfuerzos para ofrecer cursos “on line” desde hace algún tiempo, innovando metodologías de enseñanza-aprendizaje, para motivar y despertar el interés de los estudiantes por las matemáticas.

Las dos instituciones mencionadas han elaborado un proyecto que denominaron: “La fantástica historia de los números”, basado en investigaciones del pasado, mencionando entre varios ejemplos las formas que tenían las diferentes civilizaciones a lo largo de la historia de cómo enseñaban los números y la manera como los expresaban.

Sin embargo, la evolución de esta ciencia ha sido continua, sin pausas, y en nuestros tiempos, con los avances tecnológicos y mayor comunicación entre los pueblos, podemos constatar las similitudes de algunas civilizaciones y sus coincidencias en el concepto de interpretar los números; sin que tuvieran ningún contacto entre sí.

La SAEM y el Cica ofrecen cursos de formación “on line” en nuevas tecnologías, educación y matemáticas. Actualmente están proponiendo un curso derivado del proyecto que emprendieron juntos denominado: “La historia de los números como recurso didáctico”, cuyo objetivo es crear un escenario de aprendizaje de las matemáticas, iniciando con la historia de los guarismos en cada civilización; aplicando en el curso actividades generales de familiarización con la plataforma “on line”, presentación de los temas y las unidades con los contenidos que se enseñarán.

La Unidad 1 la denominan: El Hueso de Ishango y la historia del hueso de Lebombo. Esta Unidad considera los números en los orígenes de la humanidad; el estudio y el análisis de la forma de “contar” de la época primitiva. Bien decía Galileo, “las matemáticas son el alfabeto con el cual Dios ha escrito el Universo”. El hueso de Ishango es una herramienta de hueso que data del paleolítico superior, aproximadamente del año 20,000 a.C. Este objeto consiste en un largo hueso marrón (más específicamente el peroné de un babuino, un tipo de simio) con un pedazo punzante de cuarzo incrustado en uno de sus extremos, quizás utilizado para grabar o escribir.

En un principio se pensaba que se utilizaba como palo de conteo, ya que el hueso tiene una serie de muescas talladas divididas en tres columnas que abarcan toda la longitud de la herramienta, pero algunos científicos han sugerido que las agrupaciones de muescas indican un entendimiento matemático que va más allá del conteo.

El hueso de Ishango se exhibe de forma permanente en el Real Instituto Belga de Ciencias Naturales, situado en Bruselas.

En la Unidad 2, La arcilla de los babilonios, se expone el origen de los sistemas de numeración; estudio y análisis de la forma de contar de los babilonios. La Unidad 3 habla sobre los papiros del antiguo Egipto, el sistema de numeración egipcio. La Unidad 4 trata sobre el arte de los números en la Grecia antigua, la escuela pitagórica, el número como principio de todas las cosas, las matemáticas, los números y el arte. La Unidad 5 se orienta a la historia del Imperio romano; reglas de generación de los números, transcripción de la lectura arábiga actual a la romana. Unidad 6, del ábaco a la seda y el papel de la antigua China. La Unidad 7, inscripciones en la civilización maya, traducción de códices de la interpretación de los sistemas de numeración maya.

El objetivo es fomentar, popularizar, facilitar y divulgar las matemáticas a través de la lectura activa. Utilizar la evolución del sistema numérico, relacionándolo con la cultura y la sociedad de cada momento histórico tratado como un recurso didáctico motivacional.

La metodología utilizada se basa en exposición teórica y práctica apoyada con talleres de creatividad, escenas de cine y plan de lecturas; prácticas guiadas, tutorías a través de la plataforma de teleinformación. Todo lo anterior, con el interés de motivar y acercar a los estudiantes, a tener gusto por aprender matemáticas, que son la base de muchas asignaturas relacionadas que requieren de conocimientos matemáticos. Además, saber de matemáticas para muchas aplicaciones en la vida.- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Profesor e Investigador de la Uady




Volver arriba