Moderno CEO de la Iglesia

El papa Francisco, un modelo a estudiar

Por Jorge Enrique Mújica (*)

En el argot especializado el “CEO” es la figura directiva que ejecuta y/o preside determinada institución. El acrónimo “CEO” (Chief Executive Officer) se traduciría literalmente como “oficial ejecutivo en jefe”, si bien esta figura es también conocida en las empresas como “Managing Director” (MD).

Dada la importancia de este papel en las empresas, es comprensible que las escuelas de negocios dediquen estudios a quienes dentro del mundo empresarial han resultado figuras exitosas. Es hacia esa dirección a la que apunta “The Economist” al sugerir al papa Francisco como caso de estudio para la “Harvard Business School” (cf. “The Pope as a turnaround CEO”, 19.04.2014).

La propuesta supone una analogía que presenta a la Iglesia como “la más antigua multinacional del mundo”. “The Economist” subraya más que el éxito mundial de Jorge Mario Bergoglio, el breve lapso en que lo ha logrado. Partiendo de una supuesta crisis de la Iglesia, recuerda los obstáculos que el papa Francisco ha logrado ir superando: ponerse otra vez al tú por tú con la competencia (que “The Economist” identifica con los pentecostales), acercar nuevamente a los “clientes” que se habían ahuyentado tras los escándalos de los últimos años, etc.

El artículo destaca la popularidad a la que ha llegado el papa Francisco y pone como muestra el 85 por ciento de aprobación que tiene en Estados Unidos, un país bastante crítico. Y es así que llega a decir que la Iglesia está teniendo una visibilidad positiva cada vez mayor y mejor a nivel planetario. En este contexto, pone la pregunta: “¿Cómo un argentino septuagenario ha logrado todo esto?”

“The Economist” desglosa tres principios de gestión:

El primer principio referido es calificado como lección clásica: centrarse en la propia misión. Francisco lo ha hecho poniendo a los pobres otra vez al centro. Este enfoque, según la revista, ha hecho que se gasten menos fuerzas en temas secundarios. Además, esto permite a Su Santidad llegar a los “mercados emergentes” (en alusión a los países con economías emergentes) en los que el crecimiento del catolicismo puede ser mayor.

Como segundo factor, se habla de un reposicionamiento de la marca. En este punto “The Economist” reconoce que el Papa “sigue apoyando la enseñanza tradicional sobre el aborto y el matrimonio gay, pero de una manera menos censuradora”.

Finalmente, como tercer elemento, se toca el proceso de reestructuración. En este último campo entrarían las diferentes comisiones creadas por el papa Francisco, como el consejo de 8 cardenales, la contratación de McKinsey y KPMG o los organismos para la optimización del así llamado “banco vaticano” (Instituto para las Obras de Religión).

El desglose de los principios referidos es puesto en suspenso, al no saber contestar si, a la larga, las medidas tendrán éxito y, por así decir, lo mantendrán.

Pero, el que desde una de las revistas más leídas en el ámbito diplomático y de los negocios se dedique un artículo a analizar estos detalles y se rete a estudiar más en profundidad el caso del papa Francisco desde la óptica de la empresa, no pasa inadvertido para el mundo.

Desde luego que la Iglesia no es una empresa, pero considerando que se trata sólo de una analogía, resulta del todo válida y, para los entendidos, también útil.

[email protected]

@yoinfluyo

—–

*) Colaborador del sitio web yoinfluyo.com

Etiquetas:,