Mirador

Mirador

Autor: Armando Fuentes Aguirre

San Virila predicó las bienaventuranzas del Señor.

Los hombres, indiferentes, no oyeron sus palabras. Las piedras, sin embargo, se conmovieron tanto, que empezaron a llorar.

Alguien le dijo a Virila:

–Obra un milagro, padrecito. Haz de piedra a los hombres, y convierte en hombres a las piedras.

Respondió el humilde santo:

-No haré eso. Estas piedras no han hecho ningún mal que merezca el castigo de ser hombres como éstos, y estos hombres no han hecho ningún bien que los haga merecedores de ser como estas piedras.

¡Hasta mañana!…- Saltillo, Coahuila.

[email protected]

Las citas

“La lectura de un buen libro es un diálogo incesante en que el libro habla y el alma contesta”

-André Maurois (1885-1967)

Novelista y ensayista francés

proverbia.net




Volver arriba