Mirador

Por Armando Fuentes Aguirre

Leí acerca de un hombre que le dijo a otro:

-¿Supiste que Fulano, aquel compañero nuestro de la escuela, tuvo un gran éxito en los negocios, y ahora es millonario?

-Lo sé, lo sé -respondió desabridamente el otro.

Continuó el primero:

-¿Y supiste que Mengano, que también fue nuestro compañero, triunfó como escritor? Todo el mundo lee sus novelas y ha recibido premios importantes.

-Lo sé, lo sé -repitió el otro con molestia.

-¿Y supiste -prosiguió el amigo- que a Perengano le ha ido muy mal? Quebró su empresa, lo dejó su esposa, y ahora vive solo y no tiene un centavo.

-¿De veras? -se le iluminó la cara al otro-. A ver ¡cuéntame, cuéntame!

¡Hasta mañana!

[email protected]

Etiquetas: