México y Cuba: la reconciliación

México y Cuba: la reconciliación

Por Bernardo Marín (*)

Los herederos de la revolución mexicana y el padre de la revolución cubana recompusieron el pasado miércoles la amistad entre los dos países, históricamente privilegiada pero oscurecida en los últimos tiempos por el desencuentro.

La reconciliación quedó plasmada en una foto en la que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, charla con un hombre que ya llevaba siete años en el poder cuando él nació, Fidel Castro, protagonista entre bambalinas de la cumbre de la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) celebrada esta semana en La Habana.

Pero, gestos para la galería aparte, la visita oficial de Peña Nieto, camuflada por la cita latinoamericana, supone un paso adelante de México para abrirse hueco en la carrera que otras potencias regionales, en especial Brasil, han lanzado para optar a las oportunidades de inversión abiertas en la isla con las incipientes reformas económicas.

Conscientes de la importancia de la visita, el blog de la presidencia mexicana encabezaba este jueves su crónica con un contundente titular: “Una nueva página en la historia”.

Peña Nieto empezó a pasar esa página con la reunión con su homólogo cubano Raúl Castro, quien le compartió “el proceso de actualización del modelo económico y social” en su país, y a quien expresó el interés de inversores mexicanos por ser parte de esas transformaciones.

Además, reiteró a Castro su invitación a la sexta cumbre de la asociación de Estados del Caribe y a la vigésima cuarta Cumbre Iberoamericana que se celebrarán en México este año.

Estas citas podrían apuntalar el éxito diplomático logrado esta semana por Cuba como organizadora del foro de la Celac, donde reunió a la práctica totalidad de los jefes de Estado y de Gobierno del continente, que además pasaron de puntillas sobre la situación de los derechos humanos en la isla.

Peña Nieto calificó además de “muy emotivo” el encuentro de 50 minutos con Fidel Castro, a quien encontró “muy lúcido” y a quien calificó de “líder moral de Cuba”. “Al concluir esta Visita Oficial, nuevamente agradezco la hospitalidad del pueblo y gobierno de Cuba.

Fue un gusto estar en su país”, se despedía de la isla el presidente mexicano en su cuenta de Twitter.

México fue, desde la revolución cubana, el gran interlocutor del régimen de Castro en el continente, y el único país que de hecho nunca rompió relaciones con la isla.

Sin embargo, la relación comenzó a torcerse en los años 90 y descarriló definitivamente en 1999, cuando el entonces presidente Ernesto Zedillo lanzó un duro alegato sobre la situación de los derechos humanos en Cuba en el marco de la Cumbre Iberoamericana de La Habana y su canciller, Rosario Green, se reunió con la disidencia.

Durante la presidencia de Vicente Fox (2000-2006) la comunicación se deterioró aún más, y aunque las tensiones se relajaron en el sexenio de Felipe Calderón, el deshielo no llegó hasta la vuelta del PRI al poder el pasado año.

El otoño pasado, el canciller mexicano José Antonio Meade, visitó La Habana, y su homólogo cubano, Bruno Rodríguez, viajó al Distrito Federal. El principal fruto de estos encuentros fue la condonación del 70% de la deuda que Cuba mantenía con México, unos 340 millones de dólares.

El Banco Nacional de Comercio Exterior de México aclaró en su día que con esta medida no se estaba regalando ni un peso al Gobierno de La Habana, porque suponía borrar “capitalización por intereses moratorios”.

Y en cualquier caso no era un gesto desinteresado. En uno o dos meses el secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, encabezará una misión de alto nivel con representantes financieros y empresarios para explorar posibilidades de inversión en la isla.

El rencuentro beneficia a ambos países. La Habana necesita ampliar sus horizontes diplomáticos ante la descomposición económica de su principal socio, Venezuela.

Y México tiene que marcar territorio en la carrera por la hegemonía regional ante la pujanza de Brasil.

Esta misma semana la presidenta Dilma Rousseff se apuntó un tanto en esa pugna con la inauguración del superpuerto de Mariel, 45 kilómetros al oeste de la capital, en las que la compañía brasileña Odebrecht ha invertido 1.092 millones de dólares.

México es el tercer socio comercial de Cuba en la región, tras Venezuela y Brasil. Según cifras oficiales, su inversión en la isla asciende a 730 millones de dólares, mientras que el comercio bilateral sumó 280 millones de dólares entre enero y septiembre de 2013.— La Habana, Cuba

 

—————

*) Jefe de redacción de “El País” América




Volver arriba