Marzo triste

Marzo triste

Sin fechas para celebrar

Ernesto Jesús Mena Acevedo

Culmina el mes de marzo de este año enmarcado por la conmemoración de fechas históricas que siguen presentes en los discursos de autoridades gubernamentales y otros actores políticos, y por un acontecimiento que desnuda una vez más el talante del mando, que no mandato, de Peña Nieto.

El 18 de marzo, fecha histórica, simbólica y muy arraigada en la conciencia cívica por ser uno de los pasajes de la historia nacional que se enseña en las aulas escolares desde la primaria y hasta la preparatoria, ha quedado enterrada por una de las “reformas estructurales” que promueve el neoliberalismo y que tan fervientemente se están aplicando en nuestro país.

Conmemorar el acto soberano de valentía y de estadista que llevó a Lázaro Cárdenas del Río a decretar la expropiación de la industria petrolera enfrentándose al poderío del consorcio y las empresas privadas extranjeras que controlaban enteramente todo el proceso de producción del llamado “oro negro”, así como a los gobiernos estadounidense, canadiense y demás de donde provenían esas empresas, se ha quedado sin sentido, pues con la llamada reforma energética que se aprobó con celeridad en diciembre pasado se retrocedió para permitir que otra vez los grandes consorcios y empresas trasnacionales energéticas dispongan abiertamente de nuestro petróleo.

Claro, no faltaron los discursos falaces para matizar forzadamente que esa reforma “obedece y fortalece” los objetivos que se propuso Lázaro Cárdenas con su decisión de gobierno. Lo cierto es que, por ahora, el día de la expropiación petrolera lo han dejado vacuo.

El 21 de marzo, una fecha que igual permanece viva en el pensamiento colectivo y resaltada oficialmente como día inhábil para conmemorar el natalicio de Benito Pablo Juárez García, es hoy también motivo de celebración falsaria porque en los hechos la obra y los ideales del “Benemérito de las Américas” no se observan, por el contrario, se contrarían.

Tres legados fundamentales se pueden destacar de Benito Juárez: Primero, el fortalecimiento del estado republicano que con las leyes de reforma le restaron una gran porción del poder excelso que ostentaba el clero; segundo, la conducción gubernamental austera, llamada “justa medianía”; es decir, sueldos decentes y ausencia de privilegios a los servidores públicos; tercero, su firme rechazo a la imposición de un gobierno extranjero en la Nación.

Comparando la situación actual con esos legados se puede decir: que desde hace 30 años se ha debilitado al Estado y se han fortalecido los denominados “poderes fácticos” que, a pesar de la retórica presidencial, siguen siendo intocables y el mejor ejemplo se tiene hoy con la propuesta de leyes reglamentarias en materia de telecomunicaciones que favorece a las televisoras particulares. Insultantemente existe un gobierno rico o muy rico, con un pueblo muy pobre; servidores públicos de los tres poderes y los tres órdenes de gobierno que viven sumergidos en un mar de privilegios. Y con la reforma energética aumentará dramáticamente la dependencia y sumisión ante los intereses de gobiernos extranjeros.

El 23 de marzo se recordó el 20 aniversario del homicidio de Luis Donaldo Colosio Murrieta, candidato presidencial del PRI asesinado en 1994. Hecho lamentable pero histórico, entre otras cosas, por sus repercusiones políticas, sobre todo después de que ya habían transcurrido más de 60 años de que aconteciera un incidente de esta magnitud.

Día en el que igual se realizan ceremonias y se pronuncian discursos de lisonja, que contrastan mucho con los esfuerzos de sus propios compañeros para llegar a un pleno y creíble esclarecimiento del crimen, y para arribar al estadio que Colosio vislumbró en el discurso del 6 de marzo de 1994.

En este breve recuento de fechas memorables de marzo, podemos añadir por último otra mala noticia para la ciudadanía. El seguro del desempleo que se usó como bandera y justificación en la aprobación de la reforma hacendaria, que contempló aumento de impuestos, resultó ser un fiasco más, pues serán los mismos trabajadores quienes lo financiarán con una parte del fondo destinado para vivienda.

En suma, concluyó un mes de marzo con efemérides desoladas que, sin embargo, son usadas para seguir engañando a la gente con una retórica sofística que pretende pintar una realidad inexistente.- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Secretario general del Comité Ejecutivo Estatal del PRD

»




Volver arriba