La sabiduría maya vive en nuestro presente

Por Ángel Aldaz Góngora

El mayab es un lugar misterioso que atrae a propios (porque aun viviendo aquí no lo conocen realmente) y a extraños. Tierra de historias pendientes de contar, cuya sabiduría cotidiana llenaría hojas y hojas de cientos, miles de libros, y aún así faltarían más espacios para seguir escribiendo.

Es cosa cotidiana que personajes de la vida común expresen pensamientos ex traordinarios sobre política, religión, familia, etcétera, a un nivel mucho mejor que el de los mejores expertos.

Pues esa sabiduría maya me tocó vivir, experimentar y saborear a lo largo de mi vida y sus personajes vuelven de nuevo a mi pensamiento para, con palabras de una época distante, describir la realidad presente en todos los ámbitos.

Doña Leandra, pariente muy cercana y querida, tenía una sonrisa única, como de quien quiere siempre mirar la vida alegre, pese a las circunstancias. Y así era ella. Dos dientes asomaban tímidos en su boca, separados por kilómetros uno de otro pero, insisto, de una sonrisa única que contagiaba…

[email protected]

@aaldazg

—–

*) Periodista




Volver arriba