“La Nube”, paradigma que hoy redefine servicios de computación

3_280414p4CGOGphoto01

Carlos Gerardo Ojeda Góngora (*)

 EX A TEC

La computación en la “Nube” amplía hoy la brecha de las posibilidades del internet original con el que conocemos actualmente. Mi objetivo ahora es explicar de manera clara en qué consiste.

Me remonto a 1987 como estudiante del Tec de Monterrey. En una sala con las primeras computadoras nos invitaban a experimentar con algo que contenía un arroba (@) y que permitía comunicarnos con estudiantes de otras latitudes con un simple mensaje de texto (ni remotamente nos imaginábamos el WhatsApp). Eso misterioso era la red educativa “BitNet” (“Because It’s in Time Net”) que evolucionaría a lo que hoy es internet. Y el @, parte fundamental de la estructura del correo electrónico, es la notación principal del Twitter.

(El Tecnológico de Monterrey fue la primera institución en conectar a México, mediante BitNet, a lo que hoy es internet; además, en 1989 creó “NIC México”, organismo encargado de asignar las direcciones con terminación mx).

Entre 1992 y 1994 comenzó la migración de las redes de computadoras en las empresas hacia la tecnología (TCP/IP) que utilizaba internet. Tuve la oportunidad de poner en marcha el primer nodo de la red en Diario de Yucatán y gestionar paquetes de direcciones públicas de internet con el Tec de Monterrey, en ese momento la única institución autorizada en México para asignar direcciones. Hoy esas direcciones (IPv4) están agotadas y sólo los prestadores de servicios de telecomunicaciones, como Telmex, Alestra, Iusacell, etcétera, cuentan con ellas.

Internet ha influido y transformado prácticamente todos los ámbitos de la actividad humana y nos ha puesto en una posición de la que no queremos salir. El acceso a la información, el entretenimiento, el conocimiento y recursos digitales de todo tipo son sus principales beneficios. Y el modo en que accedemos a estos servicios está pasando del uso de medios tradicionales a la banda ancha.

En este contexto aparece el concepto de Computación en la “Nube”. ¿De qué estamos hablando?

Hay muchas definiciones de “Nube” pero usaremos la de la empresa Gartner (líder en consultoría mundial de las Tecnologías de Información y Comunicaciones o “TIC”): Un estilo de computación completamente escalable y habilitado por las TIC, que se provee como un servicio a través de internet a múltiples clientes externos. Se rige por cuatro atributos principales:

1. El modelo de adquisición es provisto como un servicio; es decir, que el procesamiento, almacenamiento y aplicaciones dependen de proveedores que están en la web (no es una página web); ejemplos de este modelo son Google Docs y Office365.

2. El modelo de negocio es pagar sólo lo que se requiera, ya no es necesario comprar un software o hardware si sólo voy a utilizarlo al 40%; ejemplos son Amazon Web Services, Dropbox y Google Drive.

3. El modelo de acceso es vía internet.

4. El modelo técnico es escalable, elástico y compartido; es decir, que mis requerimientos crecen o bajan según mis necesidades. Aquí aparece el concepto de ubicuidad, o sea que se puede acceder por quien uno defina y desde donde sea.

Hay varios tipos: 1. La Nube privada: la infraestructura la gestiona una organización o un tercero y puede estar en instalaciones propias o externas. 2. La Nube pública: La infraestructura se pone a disposición del público o de un grupo u organización y es propiedad de la empresa que comercializa los servicios. 3. La Nube comunitaria: La infraestructura la comparten varias organizaciones y soporta a una comunidad específica que comparte inquietudes y dudas, como fines políticos, de conformidad, etcétera.

Al hablar de la Nube un ingrediente clave es el ancho de banda; es decir, la velocidad en internet. México tiene 13 millones de suscriptores de banda ancha fija y 15.2 millones de suscriptores de banda ancha móvil. Es el país con menor presencia de banda ancha móvil de los afiliados a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

La computación en la Nube es una plataforma alternativa en que los proveedores de TIC ofrecen ya potentes servicios innovadores que permitirán acceder a aplicaciones más allá de las tradicionales. Mucha gente desconoce que ya se encuentran en la Nube aplicaciones como el SAP, Microsoft Office, el Adobe Photoshop y hoy parece la tendencia de muchas empresas de software.

Realidades actuales

Sin embargo, aún hay pendientes que resolver para que las empresas confíen su información importante a la Nube. No hay reglas bien definidas en México para proteger la privacidad de datos en el ciberespacio. El otro punto importante es contar con una eficiente y confiable conexión a internet de banda ancha que garantice alto nivel de servicio. Urge más competencia en esta materia.

Conclusión

La computación en la Nube ya es opción rentable para ciertos servicios de información, pero aún es riesgoso subir servicios y aplicaciones críticas por dos factores: La limitada oferta de banda ancha (costo y calidad en el servicio) y falta de regulaciones que den seguridad.

Según los expertos, en 2017 muchas empresas trabajarán en ambientes híbridos, una integración entre Nube pública y Nube privada que haría más flexible y eficiente la administración de las bases de datos de las empresas.

Y un poco más adelante llegará el internet de las cosas (“Internet of things”), con el que muchos dispositivos en automóviles, casas, electrodomésticos, etcétera, estarán conectados a la Nube y se controlarán desde cualquier “Smartphone” o tableta, buscando que la vida sea cada vez más automatizada.

@carlosgerardo65

—–

*) Ingeniero en Electrónica y Comunicaciones (1989) por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Campus Monterrey, con Maestría en Gestión de Tecnología de Información, actualmente es Gerente de Sistemas de Grupo Megamedia

»Internet ha influido y transformado todos los ámbitos de la actividad humana y nos ha puesto en una posición de la que no queremos salir




Volver arriba