La elección más adecuada

Finanzas personales en salud, seguros y costos financieros

Fernando Ojeda Llanes (*)

Uno de los elementos que afectan en forma considerable el patrimonio personal es cuando algún miembro de la familia sufre de problemas de salud si no se encuentra protegido por alguna institución: IMSS, Issste y otro tipo.

Para poder cubrir este tipo de problemas que puede afectar seriamente el patrimonio se recomienda contar con un seguro de gastos médicos cuyos planes son extensos en las compañías de seguros; para tal caso es necesario separar del presupuesto la partida necesaria para los pagos en mensualidades, bimestres, semestres o años, de acuerdo con lo que se establezca.

Es importante seleccionar la compañía de seguros adecuada; para tal caso se recomienda pedir referencias a las amistades que gozan de este tipo de seguros para que de acuerdo con su experiencia seleccionen el necesario y con la empresa adecuada. He escuchado casos de compañías que no cubren determinados rubros cuando se trata de enfermedades cuyos medicamentos, tratamientos y estudios son onerosos; por tanto, deben investigarse los requisitos para adquirir este tipo de seguros.

También es relevante asegurar los bienes, sobre todo si están expuestos a robos o a destrucción, como podría ser el caso de casas en la playa que se encuentran a merced de los estados del tiempo, sobre todo en época de ciclones y tormentas.Otro tipo de seguro importante es el de automóviles. Cuando menos hay que adquirir un seguro de daños a terceros porque los accidentes, como su nombre lo indica, se presentan sin esperarlos y en el peor momento posible, de tal manera que si esto sucede en una época en la cual se tienen problemas económicos los resultados pueden ser sumamente traumáticos.

Otro elemento básico que tenemos que cuidar es el uso desmedido de la tarjeta de crédito. Ha regresado de nuevo, como hace mucho tiempo sucedía, que en las plazas comerciales se encuentran personas ofreciendo tarjetas de crédito de distintos bancos. Por eso hay que analizar con cuidado los requisitos antes de aceptar estas ofertas, porque tienen un costo por expedición y anualidades, las usen o no. Es indudable que el tener una tarjeta de crédito nos respalda para cualquier eventualidad, pero el utilizarla sin medida y control puede llevar a la familia a sufrir serios problemas económicos. Es costumbre comprar de todo aún hasta lo que no se necesita y hacer abonos del mínimo en la tarjeta, de tal manera que con el solo pago de este mínimo el tiempo que se tardará en cubrir la totalidad del saldo es prácticamente interminable, sobre todo que el importe de los intereses es sumamente oneroso. Hay personas que han acumulado una cantidad importante de adeudo en su tarjeta y no pueden pagarlo; corren el riesgo de sufrir embargos de sus propiedades, muchas agresiones y amenazas por parte de las instituciones de cobranza.

La recomendación es utilizar la tarjeta de crédito solamente como un sustituto de dinero en efectivo para no portarlo, saber que lo que se va adquirir forma parte del presupuesto de gasto familiar y que se cuenta con el dinero en su oportunidad para hacer los abonos necesarios mucho muy por encima del pago mínimo para abatir el costo financiero. Otra recomendación es utilizar la tarjeta con el menor importe posible de tal manera que al llegar el vencimiento pagar el total del saldo para no tener que cubrir intereses, de esta forma utilizamos el crédito en forma gratuita.

Cualquiera que sea el uso que le demos a la tarjeta de crédito es importante llevar en una libreta el registro de cada una de las operaciones que realicemos con ésta, así como conservar el talón del banco y solicitar la factura respectiva del bien o servicio adquirido y hacer el amarre mensual con el estado de cuenta respectivo. Esto es importante sobre todo si rebasamos los importes mensuales establecidos como actividad vulnerable por la Ley Antilavado de Dinero.

Otro de los usos que se da a la tarjeta de crédito es la famosa compra con pago de mensualidades sin intereses; esto es un sueño, porque nadie otorga dinero gratis, mucho menos las instituciones de crédito cuyo negocio es otorgar crédito y uno de sus negocios más redondos es el de las tarjetas de crédito. Las operaciones con tarjetas de crédito que dicen abonos sin intereses ya tienen cargado el costo de este financiamiento en el precio de venta del artículo respectivo. Éste se puede calcular comparando los pecios de venta de contado con los precios de venta con tarjeta sin intereses.

Otro aspecto importante es el de las compras de bienes muebles en abonos. Desde luego son facilidades para las familias, pero el costo de los intereses es oneroso y deben de tomarse en cuenta en el presupuesto familiar, sobe todo que este tipo de crédito siempre tiene un costo de intereses mucho mayor que el que otorgan en sus créditos las instituciones de crédito. Es importante calcular el costo de éstos y compararlos con el de los créditos bancarios (no de las tarjetas de crédito) para conocer la sobretasa que afecta indudablemente el patrimonio familiar, antes de tomar la decisión de adquirirlos.

Cuidado con los empeños, muchas familias acuden a estas instituciones para solicitar dinero a cambio de dejar en garantía sus joyas y otros bienes. Si no hay programación adecuada del desembolso en el tiempo requerido de vencimiento, perderán este patrimonio. Digo cuidado porque han proliferado por todos los rumbos y siempre habrá una cerca de casa, probablemente no requiramos este dinero fácil de adquirir, pero la facilidad es lo que nos otorga la tentación para endrogarnos sin medida.

Las empresas también reciben créditos de sus proveedores que es importante valuar, pero éste es otro boleto que comentaré posteriormente.- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Contador público certificado. Maestro en finanzas. Director de Servicios Financieros Ojeda Llanes y Asociados, S.C.P.




Volver arriba