Inclusión necesaria

3_281213p4CRGRphoto01

Palabras que el profesor César Ramón González Rosado pronunció en la ceremonia de otorgamiento de la Medalla Yucatán 2013

Quiero destacar, entre los motivos por los que se me otorga la Medalla Yucatán, mis “aportes a la educación de niños con discapacidad”, por lo que haré referencia en apretada síntesis a los inicios de la Educación Especial en el Estado de Yucatán.

Un poco de historia: Corría el año de 1963 cuando terminé los estudios para obtener la especialización en la Educación de Anormales Mentales, Inadaptados y Menores Infractores… Comencé, desde antes de concluir los estudios, el ejercicio de la especialización en una escuela privada que me permitió obtener alguna experiencia. Sin embargo, deseando ejercer en las escuelas oficiales, solicité una plaza de maestro especializado a la profesora Odalmira Mayagoitia de Toulet, maestra mía en la Escuela Normal de Especialización de la ciudad de México y Coordinadora de Educación Especial de la Secretaría de Educación Pública…No pudo complacer mi petición por que las plazas eran muy escasas según me dijo, o bien no quiso hacerlo, instándome con vehemencia a que volviera a Yucatán para promover la educación especial en mi estado.Seguí el consejo. El 20 de septiembre de 1964, cuando el Primer Congreso Nacional Sociológico de la Juventud organizado por el Partido Revolucionario Institucional con sede en Yucatán, presenté la ponencia “La Deficiencia Mental y su Pedagogía” que fue aprobada hechos los comentarios pertinentes.Poco después del congreso presenté un proyecto para fundar la primera escuela de educación especial en Yucatán ante la Dirección de Educación del Estado, cuando el gobierno del Sr. Luis Torres Mesías. Se recibió con interés el documento. Sin embargo, sería necesario esperar algún tiempo para estudiar la viabilidad del mismo.Mientras tanto, un grupo de padres de niños con discapacidad intelectual encabezado por el empresario D. Felipe Díaz Massa, tocaba puertas en las casas de familias que se sabía tenían algún niño con el problema, para incorporarlos a la causa de promover una escuela para sus hijos, puertas que no se abrieron, o que se cerraron con rechazo, pues en aquel entonces el secreto se escondía por falta de información o por algún otro motivo.Hubo ocasión para que D. Felipe y yo nos encontráramos en la ciudad de México y acordamos que ellos apoyarían el financiamiento del proyecto y yo me encargaría de la organización y dirección de la nueva escuela. Y fue así que, salvados los pasos previos de conseguir un local que reuniera ciertos requisitos, equipamiento, personal docente y demás necesidades, un once de octubre de 1965, desplegamos las velas de nuestra incipiente nave y navegamos en un mar de expectativas sociales. Una sociedad que se preguntaba: ¿Quiénes son esos maestros.de dónde vienen.a dónde van?.pues nunca antes se había ofrecido en Yucatán, ni en la península, un sistema educativo especializado y sistematizado para niños con discapacidad intelectual.Comenzamos la operación de la nueva escuela en una casa adaptada a las necesidades, de la calle 35, muy cerca del Paseo de Montejo, que por iniciativa de D. Felipe se le puso el nombre de “Yucatán. Fue inaugurada por la entonces Presidenta del Instituto de Protección a la Infancia en el estado, D. Teresita Solís de Torres Mesías y la maestra Magda Bauzá Romero, directora, quienes abrazaron maternalmente el proyecto, y tras arduas gestiones ante autoridades estatales y federales, lo institucionalizaron y lo hicieron sustentable. El gobierno del estado construyó un edificio escolar con todas las especificaciones técnicas para el ejercicio de una pedagogía especializada que admitiera un número mayor de niños en forma gratuita y la Secretaría de Educación Pública se hizo cargo del sostenimiento de maestros especializados que vinieron de la ciudad de México.La importancia de la fundación de la Escuela de Educación Especial Yucatán, radica en que fue la primera en su tipo y dio pie para el desarrollo de la educación especializada para discapacitados en Yucatán, que hoy en día y con los cambios teóricos y técnicos en su concepción producto de los avances científicos, la vemos como un sistema consolidado de la Secretaría de Educación Pública, que atiende a cientos de niños y adolescentes con capacidades diferentes integrados a la educación básica formal en los centros de atención múltiple, -CAM- en forma enteramente gratuita: Niños y adolescentes con discapacidades motoras, visuales, auditivas, intelectuales o mixtas, reciben atención por parte de profesores especializados, con el objetivo de lograr una mejor y efectiva participación social y laboral. Hace algunos días, el 5 y 6 de noviembre, expertos nacionales participaron en el foro “Los Derechos Humanos de las personas con discapacidad” El evento fue organizado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos; la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán, el Gobierno del Estado de Yucatán y el DIF Yucatán, y se realizó en el marco de la Estrategia Nacional por los Derechos de las Personas con Discapacidad.Se expuso que es necesario que la sociedad se haga consciente y vea a las personas con discapacidad como sujetos con derechos y responsabilidades y se aleje de la percepción de que son un grupo u objeto de asistencia social.Para lograr este cambio, es necesario impulsar una cultura de inclusión, con políticas públicas que permitan su participación en la toma de decisiones, encaminadas a lograr un desarrollo en todos los sectores de la sociedad.El programa “Estrategia Nacional por los Derechos de las Personas con Discapacidad” es promovido por la CNDH con el objetivo de generar capacitación, protección, promoción, foros y asesoría permanente a los ciudadanos con alguna discapacidad.Enhorabuena. Con profunda satisfacción recibimos la buena nueva. Quiere decir que la sociedad yucateca y sus instituciones se preocupan y se ocupan de ofrecer mejores oportunidades a personas con capacidades diferentes tal y como debe corresponder a una sociedad democrática que propugna por elevar los niveles de equidad y de justicia para sus ciudadanos.Señoras y señores: Al recibir la Medalla Yucatán, me permito compartir el honor con los protagonistas de entonces, con los pioneros de la educación especial en Yucatán, que hace ya 48 años iniciaron un proyecto que hoy en día es un sistema educativo consolidado.Con los padres de familia: Felipe Díaz Massa, Armando Corona Guerrero, Héctor Medina y Medina, José Luis Zambrano Silva, Gonzalo Fuente Torre, principales miembros del patronato de la escuela.Con las maestras y maestros: Geny Carrillo Gahona, Imelda Novelo Erosa, Irma Noemí Rivero Rosado, Juan Antonio Espejo Peniche, Rosa Carolina De la Torre Rivera, María Antonieta Bravo Marín, Silvia del Carmen Cortés Pérez, Carlos Amaro Ortega, María Carmen Castillo de Martínez y psicóloga María Teresa Fernández Oliete.Al recibir la Medalla Yucatán, me comprometo honrarla con la perseverancia y continuidad práctica de los ideales que me motivan. Muchas Gracias.- Mérida, Yucatá[email protected]—–*) Profesor

Por César Ramón González Rosado

Lea estos artículos completos siguiendo esta dirección:

http://dyuc.mx/1egwwU4




Volver arriba