Historia de “Malolandia”

En el lugar del "no debería"

Por: Alberto López Vadillo (*)

La vida tiene esta extraña manera de manifestarse que en ocasiones nos presenta las situaciones más singulares en los lugares menos pensados; y es que les cuento, estimados lectores, que en el Centro de Reinserción Social, al que en otras entregas le hemos llamado el “Reino de Malolandia”, en esta ocasión se ha ganado también el mote de: “El lugar del no debería”.

Esta mañana, en este lugar del “no debería” hay una gran celebración a la que han sido invitados muchas personalidades de nuestro medio; y no es para menos, también celebran la inauguración de su mundial de fútbol 2014.

Alrededor de un campo recién remodelado con pasto nuevo, completamente iluminado y ahora con gradas más grandes, que fue producto de una promesa del gobernador en su visita de fin de año, se han colocado sillas, toldos y un templete donde se sentarán los invitados a esta magna inauguración. El gobernador “no debería” haber cumplido la promesa hecha a los internos penitenciarios, último eslabón de la cadena social, invirtiendo recursos en ellos, pero la cumplió…

Poco a poco los invitados van llegando y el lugar se va llenando; muchos rostros sonrientes, muchos apretones de manos, muchos abrazos afectuosos. Algunas personalidades reconocen a gente conocida entre los internos y los saludan; hay gran expectación por saber qué se presentará en esta ocasión. Y es que los eventos de este centro ya comienzan a causar interés en la comunidad. Tanta alegría, camaradería y buena voluntad “no deberían” existir en un lugar como el Centro de Reinserción Social, pero existe…

La inauguración da inicio con el desfile de los equipos, son 24 países igual que en su símil que se celebra en Brasil; uno a uno los representantes de cada país, con su madrina y su bandera al frente, van pasando delante de las autoridades que forman el presídium. Hay algunas personalidades del mundo de la política y la justicia que forman parte de un grupo de invitados especiales a quienes los internos que van pasando saludan con el mismo entusiasmo; de pronto una magistrada del Tribunal Superior de Justicia del Estado se levanta emocionada y se toma una “selfie” al paso de los muchachos que portan orgullosos la playera de México, acto que es mirado con extrañeza, curiosidad y simpatía por el resto de los invitados, considerando que por sus manos han pasado buena parte de las sentencias condenatorias de estos internos; algunos pensarían que “no debería” haberlo hecho, pero con la tranquilidad de quien sabe que duerme en paz por haber sido siempre justa en sus decisiones lo hace…

Una vez formados todos los equipos viene una emotiva ceremonia de honores a la bandera; la escolta que la lleva está formada por internos penitenciarios que alguna vez en su vida formaron parte de algún cuerpo se seguridad del país, soldados, marinos, policía federal o estatal, personas que a juicio de sus superiores deshonraron el uniforme, a su institución y a su país. Sin embargo, ellos reciben el lábaro patrio con mucho orgullo, inspirando en sus compañeros, al llevarlo, un profundo respeto. Por los errores cometidos en el desempeño de su trabajo “no deberían” volver a portar la bandera; sin embargo y con mucha dignidad, lo hacen…

Se inicia la parte artística de la inauguración de este mundial de fútbol 2014; las banderas de los países participantes dan paso a los diferentes grupos artísticos de este centro penitenciario: el grupo de danza, el de teatro y el grupo femenil de internas muestran una propuesta diferente de Brasil y sus costumbres, y como ya se ha hecho tradición, a pesar de que estos eventos internacionales tienen su canción tema, su logotipo y su mascota, este centro penitenciario también propone los suyos propios.

Es así que a todo aquel interno penitenciario que tiene talento artístico, ya sea dibujando, artes plásticas, canto y composición o danza y actuación, se le da un espacio en estos eventos para mostrar sus propuestas. Esto “no debería” de suceder; sin embargo, al ser ellos los que proponen e interpretan sus propuestas, esto sucede…

El evento finaliza con las protestas a realizar un buen mundial tanto de los futbolistas como de los árbitros y con las emotivas palabras de inauguración del gobernador que, gratamente sorprendido, invita a la participación entusiasta y comprometida de todos.

Al término del evento todo se vuelve una romería; los familiares de los artistas participantes se mezclan con los internos futbolistas y con los invitados especiales y las personalidades. Todos conviven, se felicitan y se desean parabienes, se convierte en un evento que en cada ocasión se continúa mejorando con el trabajo activo de los internos que lo han hecho suyo.

Ciertamente, uno “no debería” sentirse orgulloso de ser interno penitenciario y de formar parte de esta singular comunidad, pero a veces y cuando eres parte de eventos como éstos uno también quisiera que los convencionalismos sociales se olvidasen un poco y nos permitieran mostrarnos como hombres y mujeres que cometimos errores que deben ser castigados por las leyes de los hombres, pero que a pesar de ellos mostramos un genuino interés por enmendarnos y hacer las cosas bien.

Así que, a pesar de que uno “no debería” sentirse orgulloso de pertenecer a esta comunidad penitenciara, simplemente te sientes… que así sea.- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Psicólogo. Interno en el Cereso meridano

»Los familiares de los artistas participantes se mezclan con los internos futbolistas y con invitados especiales y personalidades. Todos conviven, se felicitan y se desean parabienes




Volver arriba