Fraude en el campo

Armando González Rosado (*)

En estos días nos hemos enterado a través del Diario de Yucatán de más denuncias de fraude en el campo yucateco.

El fraude es una forma de incumplimiento consciente de la norma que supone la obtención de un beneficio, generalmente económico, para el transgresor, en perjuicio de aquellos que cumplen honestamente sus obligaciones respecto a la economía pública.

Es un problema muy costoso en la sociedad actual. Los exámenes de fraude se llevan a cabo para determinar si ha habido un caso de fraude y, de ser así, reunir pruebas del delito. Normalmente se considera un delito de guante blanco y el examen supone la vigilancia y el análisis de registros financieros complicados.

Según Joseph T. Wells, el examen de fraude se define como las habilidades necesarias para resolver las alegaciones de fraude desde el inicio hasta la disposición; obtener pruebas, tomar declaraciones y redactar informes, así como testificar sobre los hallazgos y ayudar en la detección y la prevención del fraude. El examen de fraude consiste en el conocimiento especializado de cuatro campos: contabilidad y auditoría, investigación, derecho y criminología. El fraude siempre está presente. Los expertos afirman que un 20% de la gente no cometerá un fraude en ningún caso, otro 20% siempre están buscando la oportunidad para robar o cometer un fraude y el 60% restante robarán o cometerán un fraude si creen que no les descubrirán.El examen de fraude es un sector en auge. Los expertos reconocen que el fraude en los negocios y en el gobierno es epidémico, y el papel del contador público certificado a la hora de combatir el fraude ha aumentado debido a los escándalos corporativos y al correspondiente interés de los medios. Sin embargo, la mayoría de los contadores públicos no han recibido la formación adecuada para llevar a cabo el papel de examinador de fraude, y pocos fraudes se detectan antes de que aparezcan las grandes pérdida

La pobreza que se observa en el campo en sus diversos aspectos no es más que el resultado de recursos económicos desviados en provecho de funcionarios corruptos que se han enriquecido; son aquellos que compran lujosas mansiones en lugares privilegiados de las playas, que adquieren lujosos vehículos, acumulando cuantiosas fortunas en los bancos, en detrimento del bienestar de un pueblo lleno de necesidades.¿Cómo evitar estas anomalías que amenazan con destruir la riqueza del campo yucateco?- Mérida, Nuestras Autoridades darán instrucciones para que se analicen los registros contables de los funcionarios que tienen bajo su responsabilidad este rubro. Se revisarán a conciencia las cláusulas de contrato que se hagan en la administración de los recursos financieros a fin de evitar falsificaciones y se llevarán un estricto control de todos aquellos que manejen fondos de inversiones.- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Ex supervisor escolar




Volver arriba