¿Es sólo para hombres?

Acento de Mujer

Lourdes Casares de Félix (*)

El país, igual que otras naciones, se paraliza ante los juegos del mundial de fútbol de la FIFA. Cada vez hay más mujeres interesadas en este deporte que se involucran con pasión poniéndose la camiseta del equipo mexicano para echar porras desbordantes de entusiasmo. Así también vemos familias enteras asistiendo a los estadios dispuestas a disfrutar de un partido y de solidarizarse con su equipo.

Sin embargo, todavía hay mujeres a las que el fútbol les resulta indiferente y prefieren ocupar su tiempo en otras cosas. Así la situación, muchas enemigas del fútbol han expresado su rechazo enviando por los medios electrónicos la imagen de un sofá de cactus para que el marido vea los partidos, pues resienten que el mundial les robe toda la atención de sus compañeros.

Por otro lado, algunos anuncios comerciales utilizan la pasión futbolística de los señores para hacer de este deporte un “Club de Tobi” que intenta excluir y burlarse de las mujeres. Una reconocida marca de cerveza tiene el promocional que muestra una pareja de novios despidiéndose en la puerta de la casa de ella. La joven invita al novio a pasar y tomarse algo y el muchacho responde que él va en serio, que ella es especial y no quiere quemar etapas en esta su historia y, aunque la sociedad pide que uno sea macho, él quiere ser un caballero y que no quiere una mujer de una noche sino despertarse con ella todas las mañanas, se disculpa si eso le parece anticuado y la invita a estar en el mismo barco de paciencia y de respeto.

La chica emocionada responde que sí. El joven se voltea viendo a la cámara con una amplia sonrisa y al fondo se lee una frase con letras grandes que dice “Comienza el partido”, sale corriendo a toda velocidad con prisa por llegar a ver el juego y entra una voz de locutor que dice: ¡Todo por el fútbol! Considero que el mensaje del comercial celebra la falta de sinceridad y la burla del hombre hacia la mujer, ya que lo que él realmente desea es ver el partido de fútbol con sus cuates.

También hay otro comercial en el que el esposo aparentemente está seduciendo a la esposa que yace en una cama rodeada de un corazón de pétalos de rosas y le está haciendo un masaje para que se relaje hasta que se queda profundamente dormida. Acto seguido el esposo llega a un lugar lleno de hombres viendo el fútbol y le aplauden la hazaña de haber engañado y abandonado a la esposa para irse con los amigos a disfrutar de los partidos.

Estos comerciales resultan ofensivos y con una gran falta de sensibilidad. La manera “graciosa” de manejar el contenido dificulta percibir el mensaje misógino y sólo fomenta actitudes machistas que hacen a un lado a las mujeres. ¿Por qué no fomentar un ambiente de diversión de mujeres y hombres?, ¿de convivencia familiar?, ¿de parejas?, ¿de amigas y amigos? No cabe duda que este tipo de mensajes, además de anticuado, sólo reafirma estereotipos de género que en nada favorecen a la valoración e inclusión social de la mujer.- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Representante social de la Asociación en Defensa de la Familia, A. C.




Volver arriba