El tiempo, como un gran maestro de vida…

Por: Ligia Manzano Novelo (*)

Solía mirar al tiempo como un enemigo …

No me sentía atraída por las vueltas del reloj o el correr de las hojas del calendario. Hasta hace poco renegaba cuando se iba instalando en mi piel y en mis huesos.

Ahora he cambiado de opinión, el tiempo es un maestro de vida.

Me hace ver, cuánto podemos disfrutar de su presencia y como todo en este mundo se agota.

Así que hoy me dedico a disfrutar.

¿Qué he dejado de hacer? ¿He madurado o sólo sigo acumulando años?

Los seres que amamos se van cuando se les gasta el tiempo, así también nos iremos todos cuando Dios así lo disponga.

El gran Maestro

Ahí el tiempo se transforma en eternidad. Dios es un gran Maestro, estoy comprendiendo mi lección a tiempo.- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Educadora y ama de casa



Volver arriba