El sainete universitario ha comenzado

Lucha por la rectoría de la Uady

Por: Víctor M. Fernández Medina (*)

La cacería por la rectoría de la Uady ha comenzado en su fase pública. La palaciega, la cortesana, hace rato que está en curso. Un ¿impoluto? universitario ha dado la voz de alarma ante el intento de un grupo retrógrado, ultraconservador y “enfermizo” de poder para apoderarse de la Uady. Entre mafias nos vemos y veremos.

En días pasados me llegó por correo electrónico copia de un escrito publicado en un medio local, en el que el autor alerta a la sociedad y a la comunidad universitaria de un intento de amenazar la autonomía de la Uady. En resumen informa que un grupo de “traidores” universitarios encabezados por el ingeniero Antonio González Fajardo, actual secretario general de la Universidad, y secundado por un grupo de directores, funcionarios y consejeros, maestros y alumnos pretende hacerse de la rectoría. Señala al secretario de la Sedatu, Jorge Carlos Ramírez Marín, como “la mano que mece la cuna” por medio de su hijo, “líder” de una de las “facciones” en que se dividen los grupos estudiantiles, para arrollar a Tony González.

En el otro bando, el de los “buenos”, está el rector y su grupo de leales. Son los “caballeros de la mesa redonda” y “feroces” defensores de los “traidores” que amenazan la autonomía universitaria, o lo que queda de ella: ¿gracias a quienes? El autor del escrito, José Miguel Rosado Pat (al parecer es un estudiante que colabora en un área de la Uady que jefatura uno de los “leales” del rector), afirma que ha platicado ampliamente con el rector de este asunto (ha de ser su oidor y consejero) y éste le ha manifestado que está enterado de lo que ocurre y de su profunda preocupación por el ascenso de ese grupo “contrario a los intereses y principios fundacionales del Álma Mater”. El “oidor” del rector se erige en “cruzado” para luchar y defender “hasta sus últimas consecuencias”, sin temor a represalias, a la Uady. Asevera que tiene “un equipo bastante comprometido con él (¿y el rector y su delfín?), pero sobre todo con “nuestra Casa”, o sea la Uady y Yucatán. Un chapulín colorado de caricatura.

La respuesta no tardó en llegar. En un comunicado a la “Comunidad Universitaria” el Ing. González Fajardo manifiesta, entre otras cosas: no tener nexo con político alguno y que está contra injerencias externas. Respeta las opiniones de quien vengan, siempre que estén fundamentadas en hechos y acciones reales, y acepta la crítica constructiva cuando es bienintencionada. Rechaza la calumnia. Ahora es un momento de reflexión y esperanza para la Universidad, ante la renovación de su liderazgo. (No es tiempo de grilla). Todos debemos demostrar responsabilidad, unión, amor y compromiso con la Universidad (como lo han hecho durante casi ocho años los meros, meros de la Uady). Reitera su compromiso con la Universidad y con el rector y comparte con él la necesidad de mantener un diálogo entre los universitarios (como siempre lo han tenido durante los ocho años de la gestión del actual rector) y de respetar los tiempos para el debate público del proceso que se avecina (¡no se adelanten, esperen a que el rector dé luz verde!, ¿y señale a su delfín?). ¡Qué bonita familia!

Termina su comunicado diciendo que es un acendrado creyente del diálogo y la transparencia, y está siempre dispuesto a discutir con quien lo desee. Hace suyas las palabras de Javier Barros Sierra, rector de la UNAM que defendió la autonomía en 1968: “Permanezcamos unidos para defender, dentro y fuera de nuestra casa, las libertades de pensamiento, de reunión y de expresión y la más cara, Nuestra Autonomía”. Todo este ideario pareció estar ausente desde hace muchos años en la Universidad Autónoma de Yucatán. De eso son testigos los académicos y los trabajadores, a quienes han pretendido cercenarles sus prestaciones como pago a su entrega a los fines universitarios. Éste es un asunto pendiente que el rector le dejará en herencia a su sucesor: la espada de Damocles.

¡Todos los espectadores: académicos, estudiantes y trabajadores a sus asientos! El sainete ha comenzado. Los “buenos” contra los “malos”. ¿De qué lado está el rector?- Mérida Yucatán.

[email protected]

—–

*) Profesor




Volver arriba