Dos caras de la moneda

Cholyn Garza (*)

Las instituciones públicas de salud, donde son atendidos millones de derechohabientes, no escapan del malestar de no pocas personas. Diversas son las razones, las más conocidas: falta de medicamentos, traslados, cambio de fecha de alguna cirugía, citas espaciadas para control del paciente en el área de especialidades, mala atención del personal, en fin…

¿Es culpa del médico a quien siempre responsabilizan de todo? Por supuesto que no; sin embargo el profesional de la medicina es quien siempre y más, de un tiempo a la fecha, recibe toda clase de señalamientos, cada vez más fuertes y penosos.

Las demandas están a la orden del día y más vale que lo crea, muchas de ellas, sin razón. Lamentablemente el médico es expuesto en los medios causándole un daño moral tanto a él como a su familia.

El gobierno ordena y anuncia el ingreso a la seguridad social de más mexicanos, pero en ningún momento incrementa la plantilla de personal médico en las diferentes especialidades.- Coahuila.

—–

*) Periodista




Volver arriba