Dios, ¿existes?

En el interior sabemos que aquí estás

Autor: Ligia Manzano Novelo (*)

Vivimos en un mundo que ama lo tangible y me hace recordar a Santo Tomas: “Si no veo la señal de los clavos en tus manos y no meto la mano en tu costado, no creeré”.

Por eso, para muchos Dios no existe y hacen de la libertad una vida de libertinaje.

Cuando la vida nos golpea, miramos al cielo: “¿Donde estás Dios? No te puedo ver, no te puedo tocar. ¿Me amas y me mandas este dolor?”.

Al igual que Pilatos, lo mandamos crucificar de nuevo con la palabra que hiere. Lo acusamos de no escuchar ni de prestar atención a lo que nuestra voluntad pide.

Pero un día Él se hace presente y encontramos que sí existen los milagros.

San Juan Pablo II nos quería llevar a la Civilización del Amor, a vivir el Evangelio y a hacernos cargo de los que más nos necesitan.

Hagamos un alto en nuestra agitada vida y preguntémonos por qué cada día la violencia se afianza en nuestros hogares, en las escuelas.

¿Estamos mostrando a Dios a las nuevas generaciones? ¿Somos padres, madres, políticos o profesionales responsables?

El título de una película dice: “Dios ha muerto”, pero nuestra fe nos dice que esto no es verdad.- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Educadora. Ama de casa

Las citas

“El hombre es una infinitamente pequeña copia de Dios. Bastante gloria es ésta para el hombre. A pesar de mi insignificancia, reconozco que Dios está en mí”

-Victor Hugo (1802-1885)

Novelista francés

Proverbia.net




Volver arriba