Dinero para los saqueadores. Más impuestos ¿para qué?

Daniel Jesús Carrillo Polanco (*)

Contundentes fueron las declaraciones del presidente de la delegación Mérida de la Coparmex, Nicolás Madáhuar Boehm, al lamentar que el gobierno del Estado, con corta visión, siga gravando a los contribuyentes y empresas que se encuentran en la economía formal, que, dijo, “cada vez somos menos y tenemos menos capacidad tributaria”.

El empresario se refirió al nuevo impuesto cedular creado por el actual gobierno del Estado que afecta gravemente las utilidades que obtienen las personas físicas con actividad empresarial.

Apenas un día anterior Carlos Pasos Novelo, director de la Agencia de Administración y Fiscalización del Estado, declaró que por lo menos contra la dependencia a su cargo no se han registrado amparos o inconformidades por ese nuevo impuesto.

El funcionario aseguró que a pesar de que el plazo para realizar el primer pago del “cedular” vence hasta el sábado 17 de mayo próximo, algunos empresarios ya cumplieron esa obligación fiscal.

¿Hay inconformidad o no la hay? ¿Por qué apresurarse en declaraciones con tendencia manipuladora? Es claro que a nadie le ha de caer bien tener que pagar un nuevo impuesto si con los que ya existen ya ponen en riesgo la vida de las empresas y de los empresarios.

Pasos Novelo, en un intento de “justificar” el nuevo impuesto, dijo que el gobierno del Estado que encabeza Rolando Zapata promovió ese impuesto, que ya se aplica en otros estados de la República, y fue para compensar una posible baja en los ingresos que llegan vía los pequeños contribuyentes.

Por un lado, ¿no que el PRI estaba en contra de los nuevos impuestos como el llamado cedular? Y por otro, de veras que el sistema rojo nunca pierde. Si la reforma federal elimina un cobro desde lo local se inventa otro. Y como dice Nicolás Madáhuar, los más afectados son quienes trabajan desde la economía formal.

¿Y cuándo se acabarán los gasolinazas que tanto criticaron los priistas? No me vengan con el cuento de que el PAN también lo hacía, lo cual es cierto, pero los rojos se llenaron la boca de decir una y mil veces que acabarían con las alzas en la gasolina. ¿Cuándo? En vez de crear más impuestos deberían abocarse a lo que prometieron y no están cumpliendo.

Y lo que más coraje da es saber para qué quieren cobrar tanto impuesto a quienes con mucho esfuerzo coadyuvan en el desarrollo económico de México y generando empleos. ¿A dónde va a parar todo ese dinero? A las campañas del PRI y a los bolsillos de los corruptos.

Para muestra un botón: como lo publicó el Diario, ahora que toda la parentela de Ivonne Ortega Pacheco estuvo colgada durante cinco años de la ubre del erario, es decir, disfrutando para su beneficio personal lo que nos quitan a los contribuyentes.

¿Para eso inventan impuestos? ¿Para seguir sangrando a la gente y luego no se usa para promover el bien común?

¿Para qué quieren más ingresos vía impuestos? Para mantener dependencias que no sirven para nada como el Instituto Estatal de Combate a la Corrupción, que no ha podido poner en su lugar a un solo corrupto? Si quiere más dinero el gobierno, antes de afectar más a los ciudadanos, debería pensar antes en desaparecer burocracias y dependencias inútiles. Confiscar los bienes y las cuentas de los que saquearon al erario sería un buen comienzo para sanear las finanzas estatales.- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Maestro en comunicación política y marketing electoral, y consejero estatal del PAN




Volver arriba