Diez claves para mejorar tu calidad de vida

Por Gabriela Soberanis Madrid

Dirección General Enfoque Integral

Consultoría, Capacitación y Coaching para el éxito

[email protected]

 La calidad nunca es un accidente; siempre es el resultado de un esfuerzo de la inteligencia. – John Ruskin

 

Así es. La calidad nunca es un accidente. Siempre es el resultado de un esfuerzo consciente y del empleo de nuestra inteligencia para lograrla. Así, cuando hablamos de calidad de vida, lo mismo aplica. Nunca se da porque sí, no proviene de un programa del gobierno o de cuánto contribuyen los demás a que así sea. Principalmente y, en definitiva, depende de las decisiones y acciones que tomemos.

Me parece importante que antes de continuar, hagamos un acercamiento al concepto “Calidad de Vida”. ¿Qué significa?, ¿a qué se refiere?

Sin duda, el término “Calidad de Vida” se ha vuelto muy común en nuestro lenguaje cotidiano, pero significa diferentes cosas para diferentes personas. Solía referirse en el pasado al nivel socioeconómico de una persona o al progeso  financiero de un país. Sin embargo, hoy día ya no tiene que ver solo con el hecho de que una persona tenga ingresos suficientes o viva una vida llena de comodidades físicas. Ese había sido el pensamiento occidental que prevalecía en nuestra cultura hasta hace poco tiempo. Pero en las últimas décadas, más y más personas han venido descubriendo que hablar de Calidad de Vida no tiene que ver únicamente con vivir sin preocupaciones económicas.  Una creciente influencia de filosofías orientales y, sobretodo, el deseo de progresar de forma integral en nuestras vidas, ha venido revelando otros aspectos que permiten enriquecer la existencia de una persona y lograr que vivamos con un sentido más amplio de libertad, gozo y satisfacción.

De cualquier manera, hemos de tener claro que cuando hablamos de calidad de vida nos referimos a un concepto subjetivo. Siempre subjetivo. Las diferencias personales que se encuentran en cada individuo y que son influidas por su historia, cultura, personalidad y temporalidad, dan lugar a que sean muchas las variables las que repercutan en la forma de vivir y lo que cada quien considera adecuado para sí. Sin embargo, la intención es que a partir de esta exploración del tema, estemos en condiciones de crear un concepto personal de “Calidad de Vida” que nos permita elevarla desde nuestra propia concepción de la misma.

Para mi, la calidad de vida abarca varias facetas. Cada una de ellas de forma individual son importantes, pero en conjunto es como pueden ayudarnos a determinar el grado de satisfacción y de bienestar del que gozamos de la vida en general. Enunciándolas tenemos las siguientes áreas: 1) Físico (salud, alimentación y seguridad) 2) Material (ingresos, pertenencias, etc) 3) Social (familia, amistades, relaciones personales) 4) Psicológica (educación, aprendizaje) 5) Emocional (autoestima, espiritualidad, etc)

Desde luego, estos no son los únicos aspectos considerados importantes para la medición o evaluación de la calidad de vida de un individuo. Pueden haber otros. Pero si nos circunscribimos a estos, será más fácil simplificar las decisiones y acciones que debemos tomar para ir en pos de una vida más plena y gratificante.

Si damos otra lectura a los planteamientos que hemos hecho hasta ahora, nos daremos cuenta que la Calidad de Vida de una persona depende principlamente de cómo esa persona interprete su estándar de vida y de una suma de hechos y efectos que dan como resultado que se sienta afortunada y complacida acerca de la forma en que funciona su vida.

Los estudios revelan que la realización de determinadas actividades, algunas sin relación aparente, ofrecen un valor agregado a nuestras vidas y, por ende, mejoran la calidad de la misma en las personas que las practican. Ejemplos de estas actividades son: el ejercicio regular, un descanso adecuado, gozar del arte y la cultura, el aprendizaje constante, el humor y la reflexión. Cada una de estas actividades contienen el ingrediente perfecto para hacernos sentir más relajados, con más vitalidad, más conectados y alertas con el presente, más vivos y, en resumen, más felices.

En mi práctica como Coach de Vida constantemente sugiero a mis clientes recurrir a las herramientas que nos ayudan a sentirnos mejor y a desarrollar el potencial que todos llevamos dentro para vivir vidas más completas y agradables.

A continuación les dejo 10 actividades que pueden incorporar a sus vida para elevar su calidad. Brindan bienestar y la oportunidad de crecer como persona:

  1. Ayudar a otros y compartir conocimientos
  2. Leer libros que despierten la motivación interna
  3. Ejercitarse de forma constante
  4. Descansar y aprender a hacer pausas durante el día
  5. Tener un pasatiempo
  6. Reflexionar y agradecer
  7. Tener metas a corto y largo plazo
  8. Compartir sentimientos y cultivar amistades
  9. Pedir ayuda
  10. Aprender algo nuevo

Algunas otras que quieras considerar:

  • Tomar una siesta siempre que se pueda
  • Cultivar la escucha activa
  • Criar una mascota o cuidar de una planta
  • Tomar clases de una actividad divertida o relajante
  • Viajar

Debemos recordar que la vida es una cuestión de elecciones personales que dan forma a los resultados que obtenemos. Así que las acciones que elegimos en nuestro día a día son muy importantes para construir una vida satisfactoria, de calidad y con sentido.

¿Qué acciones has decidido tomar hoy?




Volver arriba