Derecho para todos

El trabajo en el hogar

Por: Rubén Osorio Paredes (*)

En los pueblos libres, el derecho ha de ser claro. En los pueblos dueños de sí mismos, el derecho ha de ser popular -José Martí

Juan y Angélica formaron un matrimonio en el que durante 30 años vivieron e hicieron vida juntos. Sin embargo, cierto día, en medio de la bonanza económica de Juan, éste decide abandonar a Angélica para iniciar una nueva relación con una mujer 20 años menor que él. Angélica, hoy con 50 años de edad, siempre se dedicó a las labores del hogar, a la administración del gasto familiar y al cuidado de los hijos. Nunca ejerció profesión alguna y hoy día padece una enfermedad crónica que requiere medicamentos todos los días. Ella no tiene medios para subsistir por sí misma y aún así Juan decidió abandonarla a su suerte al salir del domicilio conyugal bajo la afirmación: “Ya no tengo por qué mantenerte, ya crecí a mis hijos”.

¿De qué vivirá Angélica ahora si a su edad ya no encontrará empleo fácilmente? ¿Cómo adquirirá las medicinas que compraba cada quincena cuando Juan le daba para el gasto? ¿Será que Juan hubiese podido alcanzar esa bonanza económica de no haber sido por la aportación de su esposa en el cuidado de los hijos y el hogar? ¿Tiene valor esta labor en la ley? ¿Tiene Angélica derecho a una pensión alimenticia? ¿Cuánto? ¿Cómo? Estimado lector… si estuviera en un caso como éste, ¿sabe cuáles son sus derechos?

Compensación económica por trabajo en el hogar. En el caso de divorcio, si siempre te dedicaste a las labores del hogar y al cuidado de los hijos, por ley tienes derecho a que dichas labores se consideren como una contribución económica que haces al sostenimiento del hogar, por lo que si te casaste bajo el régimen de separación de bienes tendrás derecho a una compensación económica de hasta el 50% de los bienes que tu esposo adquirió durante todo el tiempo que te dedicaste a las labores del hogar, siempre y cuando no hayas adquirido bienes propios o habiéndolos adquirido sean notoriamente menores a los de tu esposo.

Cuando seas abandonado por tu pareja. El cónyuge que abandone al otro sigue obligado a cumplir los gastos derivados de la asistencia familiar. Por lo tanto, tendrás derecho a que te sigan pasando dinero de alimentos. Para que esto suceda puedes pedir al juez que fije una pensión alimenticia a cargo del otro cónyuge, por el tiempo que dure el abandono y en la misma proporción en que aquél la otorgaba hasta antes del abandono.

Cuando haya un divorcio . En caso de decretarse el divorcio y que tú te hayas dedicado al hogar y en ese momento estés imposibilitada para trabajar y no tengas bienes que te ayuden a sobrevivir, podrás exigir el pago de una pensión alimenticia a tu favor. En la actualidad, por criterio los jueces decretan entre un 30 y 40% de los ingresos y percepciones del esposo en favor de su esposa.

Amigos, en una sociedad democrática el derecho debe y tiene que ser accesible para todos. Ésta será la humilde aportación de esta tu columna. ¡Nos leemos la próxima semana!- Mérida, Yucatán.

[email protected]

Ruben Osorio

@rubenosorio5

—–

*) Abogado. Catedrático en la Universidad Anáhuac Mayab

En medio de la bonanza económica de Juan, éste decide abandonar a Angélica para iniciar una nueva relación… Angélica, hoy con 50 años, siempre se dedicó a las labores del hogar




Volver arriba