De la mano con la naturaleza

Jorge Antonio Lechuga Andrade (*)

La agricultura ecológica es un concepto diferente a la actual agricultura industrial; no es una nueva técnica agrícola ni algo restrictivo, ni convencional; por el contrario, es creativa, científica y avanzada que permite la solución de graves problemas ambientales, sanitarios y sociales producidos por el desequilibrio que supone la desaparición de la verdadera agricultura con los conocimientos y experiencias de los agricultores.

Al no utilizar productos agroquímicos no sólo se contribuye a evitar problemas de salud, sino ayuda al agricultor al utilizar para la fertilización los subproductos de las fincas, con lo que se evita la contaminación. En la edición del sábado 15 del Diario, en la sección Local, el señor Raúl Monforte Peniche, ex secretario de Desarrollo Rural, expone con amplitud los graves riesgos que estamos viviendo con el uso de productos químicos en los cultivos para producir alimentos.

Son muchas las ventajas las que se obtienen al introducir la agricultura ecológica; desde luego, se evita el uso de pesticidas y otros productos tóxicos, y permite mejorar la calidad alimentaria, así como conservar y ampliar la variedad de plantas cultivadas que los agricultores han sabido utilizar para mejorar suelos y proteger cosechas. Además, es ecológicamente beneficiosa al respetar las especies silvestres animales y vegetales que conviven alrededor de los cultivos.

El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, en España, define la agricultura ecológica como un compendio de técnicas agrarias que excluye normalmente el uso en la agricultura y la ganadería de productos químicos de síntesis como fertilizantes, plaguicidas, antibióticos, entre otros, con el objetivo de preservar el medio ambiente, mantener o aumentar la fertilidad del suelo y proporcionar alimentos con todas sus propiedades naturales.

La Comisión del Codex Alimentarius, establecida por la FAO y la OMS en 1963, elaboró normas, directrices y códigos de prácticas alimentarias internacionales orientadas hacia una agricultura sostenible, ecológica, como un sistema global de producción agrícola (vegetales y animales), en el que se da prioridad a métodos de gestión sobre los insumos externos; con esta óptica se refiere al uso de métodos de cultivo biológicos y mecánicos, y no al de productos químicos sintéticos.

La agroecología se basa en los elementos de la ciencia moderna y en lo que llamamos la etnociencia, o sea el conocimiento y experiencias de los propios agricultores; se sustenta sobre la base del Principio de Coevolución Social y Ecológica, que implica que cualquier sistema agrario o finca que se analice es producto de la evolución conjunta entre los seres humanos y la naturaleza.

Se trata de una ciencia que pretende analizar las diferentes experiencias que los hombres han desarrollado en los sistemas agrarios para valorar si las diferentes formas de manejo se han traducido en formas correctas tanto sociales como sanitarias. También es pertinente mencionar el concepto del agrónomo japonés Masanobu Fukuoka sobre el concepto de agricultura natural, basada en: no aportar ningún tipo de abono que no sea natural, no eliminar las malas hierbas, no utilizar ninguna sustancia química.

De acuerdo con el Instituto de Investigación de Agricultura Orgánica (FIBL por sus siglas en alemán) y la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica (IFOAM por sus siglas en inglés), los países “top ten” con más superficie agraria dedicada a la agricultura ecológica son: Australia, con 12 millones de hectáreas; Argentina, con 4.18; Estados Unidos, con 1.95, y posteriormente Brasil, España, China, Italia, Alemania, Uruguay y Francia (datos de 2012). Lo anterior nos da una muestra del crecimiento e importancia que está adquiriendo cada día la dedicación a la agricultura ecológica en el mundo, teniendo como principal objetivo el cuidado de la salud y el desarrollo sustentable.

Queda mucho camino por recorrer, pero las tendencias son de crecimiento de estas prácticas con conciencia ecológica.- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Profesor e Investigador de la Uady

La agricultura ecológica es creativa, científica y avanzada que permite la solución de graves problemas ambientales




Volver arriba