Crónica de mudez por mudanza

Por Javier Montes de Oca Zentella

Mi celular se quedó mudo y sordo desde hace más de 20 días. Y me resulta tan atípico este suceso que no resistí la tentación de plasmar aquí la crónica.

Al quedarme sin servicio hice lo que todos: llamar al asterisco y tres números para averiguar causas de esa mudez “celuleresca”.

Grabaciones iban, grabaciones venían, pero imposible llegar a voz humana alguna. Esas que en otras épocas te contestaban en vivo y en directo.

Ante la imposibilidad de plantearle a la bella voz grabada mi problema, la tecnología aún no ha llegado a esa etapa de entablar un proceso de comunicación personal con la maquinita que contesta, me dirigí a donde sí encuentras personas en vivo: la oficina de servicio.

Previo contacto con otra atenta maquinita que te da turno para atención y una espera, digamos que un poco más larga de lo razonable, llegué a mi destino: el ser humano.

“Disculpe, pero estamos mudando de proveedor de servicios. Por esos ajustes no tenemos sistema para atender el fallo de su celular”, resumo así mi contacto con el humano.

“Regrese mañana, ya debe de estar funcionando el sistema”, concluyó.

Y la definición de “mañana” de esta compañía celular es polar, parece que el “hoy” durará seis meses.

El caso es que desde el inicio de la mudanza la respuesta es la misma: “Nos estamos mudando, no tenemos sistema…”.

Curioso caso de extrema lentitud en una época de máxima prontitud. Tal vez les hubiera convenido darse una vuelta por Mejorada y contratar un servicio de mudanza más mejoradita.

“Voy a llamar al Máster en Iphone, que está aquí”, me dijo en una ocasión una amable ejecutiva de oficina.

Grande mi sorpresa fue, al ver llegar a un joven con una paleta “Tutsi-Pop” en la boca para revisar la mudez y sordera de mi equipo.

Y en este peregrinar en las oficinas, porque el famoso asterisco y tres numeritos o el presuntuoso uno ochocientos no han servido para nada, he visto la angustia, el enojo, la desesperación, la frustración y todas las emociones que usted se imagine de decenas de usuarios que, como yo, tienen mudo su celular por causa de una mudanza.

Y como el Chapulín Colorado no anda por estos lares para que nos defienda, tendremos que convertirnos cada vez más en usuarios responsables, capaces de entender una falla pero severos para exigir resultados cuando esta falla se esconde tras un cómodo: “No hay Sistema… Regrese mañana”.

Mundana mudanza que mudez provoca, pensando me quedo para dónde mudo; si hablo, exijo o me quedo mudo.- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Licenciado en Ciencias de la Comunicación

Curioso caso de extrema lentitud en una época de máxima prontitud. Tal vez les hubiera convenido darse una vuelta porMejorada…




Volver arriba