Costos de agencia en las empresas

Fernando Ojeda Llanes (*)

Los accionistas son aquellos que han invertido su dinero en una empresa para obtener ganancias a través de cobrar atractivos dividendos o bien recapitalizando las utilidades, haciendo que sus acciones suban de valor. Cuando se trata de una empresa en donde existen varios accionistas, éstos delegan la administración y operación de la misma en un administrador, quien a su vez contrata a los ejecutivos y empleados para llevar al cabo las operaciones empresariales.

A la relación entre los accionistas y la administración se le denomina “relación de agencia”. Este tipo de relación existe siempre que alguien (el contratante) contrata a otro (el agente) para que represente sus intereses. Por ejemplo, se podría contratar a alguien (un agente) para vender un automóvil de su propiedad, mientras usted realiza otras actividades. En todas estas relaciones existe la posibilidad de conflictos de intereses entre el contratante y el agente; a este tipo de conflicto se le denomina “problema de agencia”.

Suponga que contrata a alguien para vender su automóvil y que acepta pagarle un honorario fijo cuando lo venda. En este caso, el incentivo del agente es realizar la venta, no necesariamente conseguir el mejor precio de venta. Si usted le pagara una comisión, por ejemplo del 10% del precio de la venta, en lugar de un honorario fijo, quizá no existiría este problema. Este ejemplo demuestra que la forma en que se remunera al agente puede ser uno de los varios factores que afectan los problemas de agencia.

En una empresa, el papel del administrador y la responsabilidad del equipo administrativo es servir los intereses de los accionistas. Parece bastante sencillo y directo, pero en la realidad existen muchas razones por la que rara vez esto es fácil.

La riqueza del accionista es la parte principal de la empresa; por lo tanto, la principal responsabilidad de la administración es maximizar dicha riqueza. Aunque hay muchas razones por las que la administración debe y puede satisfacer los intereses de los accionistas, muchos equipos administrativos no lo hacen, simplemente porque la mayoría de los equipos operativos no comprenden con claridad las relaciones entre las medidas contables tradicionales y los precios de las acciones.

Lamentablemente, son pocos los administradores que comprenden en forma correcta cómo sus decisiones operacionales y financieras afectan el valor de los accionistas. Y con demasiada frecuencia los administradores centran sus funciones en los flujos de efectivo, ignoran la importancia de las utilidades presentes y futuras. Ya he platicado en escritos anteriores que la liquidez o flujo de efectivo es muy diferente a obtener utilidades.

Podemos comprender cómo podrían diferir los intereses de la administración y del accionista con el siguiente ejemplo: supongamos que la empresa está considerando realizar una nueva inversión. Se espera que la nueva inversión repercuta en forma favorable en el valor de las acciones, aunque también es un negocio relativamente arriesgado. Los propietarios de la empresa desearán realizar la inversión porque aumentará el valor de sus acciones, pero quizá los administradores no deseen porque existe la posibilidad de que las cosas salgan mal y pierdan sus empleos o porque no tienen la liquidez necesaria. Si la administración no realiza la inversión, los accionistas pueden haber perdido una oportunidad valiosa. Quizás teniendo buenas utilidades, pero en los momentos de la oportunidad de inversión se tienen problemas de liquidez, los administradores no ocurren a fuentes de financiamiento para realizar el proyecto y obtener mayores rendimientos. Esto es un ejemplo de costo de agencia.

En un sentido más amplio, los costos de agencia se refieren a los costos originados por conflictos de intereses entre los accionistas y la administración. Estos costos pueden ser indirectos o directos. Un costo de agencia indirecto es una oportunidad perdida como el ejemplo anteriormente descrito.

Los costos de agencia directos son de dos formas: el primer tipo es aquel gasto corporativo que beneficia a la administración, pero para nada a los accionistas. Se encuentra dentro de éste la compra de un automóvil último modelo, la utilización de pasajes de avión en primera clase, las habitaciones en gastos de viaje en hoteles de superlujo, las comidas en restaurantes altamente costosos, etcétera. En el segundo tipo está el pago de altos sueldos a ejecutivos no productivos pero preferenciales, el pago de altas prestaciones no generalizadas, etcétera.

Cuando se lleva un control por separado de este tipo de costos de agencia, podrá observarse que su volumen afecta en forma considerable a las utilidades de la empresa y obviamente va en perjuicio de los accionistas que no ven crecer el valor de sus acciones. ¿Cuál es la forma en que los accionistas pueden evitar los costos de agencia? Es otro boleto que comentaré posteriormente.- Mérida, Yucatán.

[email protected]

—–

*) Contador público certificado, maestro en Finanzas, director de Servicios Financieros Ojeda Llanes y Asociados, S.C.P.

La riqueza del accionista es la parte principal de la empresa; por lo tanto, la principal responsabilidad de la administración es maximizar dicha riqueza…




Volver arriba